EL EJE DE LA LIDIA

EL EJE DE LA LIDIA
"Normalmente, el primer puyazo lo toman bien los toros, y si ése fuera el único del tercio, todos parecerían bravos. En el segundo ya empiezan a dar síntomas de su categoría de bravura. Y es en el tercero donde se define de verdad si el toro es bravo o no. En el tercer puyazo casi todos los toros cantan la gallina, se suele decir". JOAQUÍN VIDAL : "El Toreo es Grandeza". Foto: "Jardinero" de la Ganadería los Maños, primera de cuatro entradas al caballo. Corrida Concurso VIC FEZENSAC 2017. Foto : Pocho Paccini Bustos.

miércoles, octubre 23, 2019

La tauromaquia de Domingo Ortega: Primer Momento

TRES MOMENTOS DE DOMINGO ORTEGA
(Boceto para una Tauromaquia de la Edad de Oro)
"Domingo Ortega de Borox, Toledo. Llegó a los toros por los años treinta. De él se han escrito, por lo menos, dos tauromaquias que recordemos, y firmadas por nombres ilustres. Pero falta la que él escribió sobre su sentimiento del toreo, su formación al margen de las escuelas, su personalidad intima en el toreo de una edad que para nosotros fue la de Oro del Toreo.

ZARAGOZA
En esos tiempos no conocía yo horas más que para ir a la Universidad por la mañana; a la fábrica, por la tarde; al periódico, por la noche. Los sábados, al salir en la madrugada de la redacción con el nuevo diario en el bolsillo, me iba a misa de Infantes para luego recalar en una churrería, donde desayunaba antes de acostarme. Mi madre sabia que no me debía despertar hasta hora y media antes de la corrida.

No he sido nunca hombre metódico, periodista de archivo. He vivido cada momento en su momento, y en el recuerdo de un hombre desmemoriado, como soy, sólo queda lo que quedó. Tengo bien presente que las ferías de aquellos años las toreaban Ignacio Sánchez Mejías, Marcial Lalanda, Nicanor Villalta, «Niño de la Palma», Antonio Márquez, «Chicuelo», «Armillita», Francisco Vega de los Reyes «Gitanillo de Triana», Joaquín Rodríguez «Cagancho», Vicente Barrera... Tomó la alternativa Manolo Bienvenida. La época está bien localizada. Aún se hablaba de Rafael «el Gallo» y de Juan Belmonte en tiempo presente, pero ya no toreaban.

Me sería imposible decir en qué corrida vi por primera vez a cada uno de estos famosos. Los recuerdo en muchos momentos de sus actuaciones —la cogida de Márquez aquel día que toreaba vestido de blanco y oro; la media faena sensacional de Lalanda a un toro de Pedrajas, después de otra media inicial bajo una bronca estrepitosa e insultante; aquel pase de pecho de Barrera a un novillo jabonero; la desastrada faena de Villalta, de morado y negro, ante un «colorao» de Miura; las salidas a uña de caballo de «Cagancho» en sus primeras corridas zaragozanas; el momento en que «Armillita» cogió la bota de vino que había caído en la cara del toro, la parsimonia con que la abrió, el trago que echo recreándose en la suerte y en el cariñena..., mientras seguían lloviendo en su alrededor botas de vino, sombreros de paja y abanicos femeninos—; pero de ninguno podría decir: «El primer día en que le vi torear...» Miento. Hay excepciones. Mejor dicho hay una excepción.Y se llama Domingo Ortega.

EL PALETO DE BOROX
Vestía el debutante un traje gris y plata. Traía fama hecha por las plazas de gran parte de España; creo que principalmente de Barcelona. Pero no me hagan mucho caso porque no me he parado a consultar los libros. Le llamaban el paleto de Borox, y escucho —como si fuese ahora— la conversación que a mi lado mantenían unos vecinos de tendido:
—¿Ese? Pero si ése es un novillero viejo que antes se ponía de apodo «Llaverito».
—¡Serás mostrenco! ¡Si dicen que acaba de empezar!...
—¿Empezar? ¡Y sabe más que un ratón con alforjas!
Muchas veces me ha preguntado a mí mismo por qué este recuerdo y esta conversación no se han borrado con el paso de los años. Respondo de su exactitud. Tal vez lo del «ratón con alforjas» —símil por mi antes nunca oído— fue el fijador dé este recuerdo casi fotográfico. Pero la verdad, de la buena, es que lo recuerdo porque me impresionó de manera diferente a los demás. 

El recuerdo que tengo más destacado —en una tarde que no fue de gran triunfo— es de Domingo Ortega corriendo, muleta en mano, tras un toro huido. La carrerilla del diestro, como es fácil suponer, no resultaba airosa; pero cuando llegó a tablas el burel y esperó al matador, quienes presagiaban un desastre quedaron atónitos al ver al muletero ofrecer la tela, trastear con ello por bajo en cinco o seis pases sabios, bien ligados y eficaces y, sin dar respiro, dejar media estocada que dio torerísimo remate a lmal prestigiada aventura.

Como he dicho, no fue tarde de apoteosis, al modo que hoy se entiende; no recuerdo que hubiera orejas. Pero Domingo Ortega salió calificado —por uno de los públicos más duros de entoncescomo torero de suprema inteligencia. Y , por tanto, fuera de serie, porque esto se valoraba mucho más que ahora

AI referirme a estos recuerdos me he detenido porque este de Zaragoza es el primer momento de los tres en que encontraremos a Domingo Ortega de cerca, en el diseño da este boceto de su tauromaquia; porque ni siquiera ahora —en que se puede juzgar toda su vida torera en una sola panorámica— seria posible sintetizar  todo el toreo del borojeño en unfórmula unitaria, definitiva. Domingo —al hacer suya, en su toreo, la frase de su homónimo Ortega el filósofo, de que «la vides un quehacer de absoluta actualidad»— se actualiza él mismo actualiza su toreo, cada día, cada momento.

Sucede con el arte de Ortega lo que con él mismo. Existe en el torero una profunda transformación interior que informa y anima su fisonomía; desde el tosco toledano que se viste de torero y, con prodigiosa intuición, empieza sabiendo todo del toreo, hasta el último Domingo Ortega de aire intelectual y estilizada cabeza, como diseñada y tallada por un artista, va una distancia igual a la que experimenta su arte a lo largo de sus años activos— en una paulatina transformación, no de concepción, sino de estilo. 

LA INFLUENCIA BELMONTINA
Porque la concepción orteguiana del toreo - una concepción inteligente, por encima de artística - tiene en su fundamento la idea del dominio. Ya sé que en esto no hago un descubrimiento, pero no es el momento de inventar un nuevo Ortega. Pertenece a este grupo privilegiado de los toreros científicos, reflexivos, en cuyo arte ven los buenos aficionados la más perfecta expresión de belleza taurina: la que surge de la fácil sucesión de lances en los que el toro va atemperado a la voluntad del torero, que es quien vence las reacciones instintivas del toro y les impone una norma humana.
La verónica belmontina interpretada por un cuerpo mimbreño, erguido, llega a su máxima autenticidad con Ortega. La pierna contraria adelantada, ofrecido el pecho, mamos a media altura para medir y templar el lance. Perfección.
Es un intuitivo; apenas tiene maestros; no ha visto apenas a Belmonte y, sin embargo, su toreo inicial es belmontino. Esta idea es la que está en el ambiente, en la época, en el estilo de los días. Y si las ideas filosóficas de Sócrates hay que buscarlas en la «Apología» y otros diálogos de juventud de Platón —antes de que éste alcance su magisterio y su madurez de pensamiento y deje de estar influido por el maestro—, nada tiene de extraño de que si el canon supremo de belleza taurina de la época se halla en Belmonte, sea Domingo Ortega un seguidor instintivo de esa regla de oro que consiste en echar la pierna por delante y dar el pecho para cargar la suerte, suma y compendio de lo más puro del toreo belmontino.

Un día, de julio de 1934, coinciden Juan y Domingo en la lidia de una corrida de postín en Valencia. Son toros de Concha y Sierra; todo ha sido dispuesto para el trianero —sol en su ocaso — tenga un triunfo; Pagés — después de haber inventado la frase anti-taurina de los «charlots»— ha montado para Juan las temporadas de su poderoso y armónico canto de cisne, y no lo hizo para verle fracasar; pero el recién llegado venia con tal poderío que aquella tarde el famoso «terremoto» se ve anulado y Domingo Ortega confisca todas las ovaciones detendido, en el que se escucha profética una voz femenina gritaesta afirmación inesperada: «¡El verdadero Belmonte es Ortega!».
Es la primera época del borojeño, aunque autodidacta la influencia del trianero en su toreo es evidente.
Y esto era cierto, porque además el diestro castellano —como afirmaba el banderillero mejicano «Pedrote» en una entrevista que recordaba Juan Leal— «toreaba como nadie el toro grande y fuerte cuando salía; y si no salía, no gustaba tanto porque se tenía la impresión de que no tenía adversario». Efectivamente, Ortega se plantea esencialmente un problema de eficacia más que de sorpresa o emoción para los espectadores; pero como es artista intuitivo, nato, no puede prescindir ni de su genio inventivo ni del hecho de que, al no dejar entre él y el toro más que el espacio exacto, preciso, mínimo, su toreo resulte, emocionante.

Esto lo podemos comprobar en sus verónicas de la primera época, recogidas en las fotos que ilustran nuestras páginas. Más adelante tendremos tiempo de comprobar cómo su estilo se depura, se suaviza y —en abuso de la redundancia— se estiliza. Pero los elementos técnicos y dramáticos de la verónica están ahí. Belmonte puro. El Belmonte de su gran época; por eso pudo decir «aquello» la voz femenina de Valencia.
La airosa media verónica de Domingo Ortega tiene vuelo y gracia. No pasará a la historia como torero «bonito»; pero cuando el arte del toledano está en trance de inspiración se le desborda la influencia mozárabe en tierras de Castilla.

Después evolucionará. Su estilo se fijará de manera definitiva. Su toreo se asentará cada vez más en el dominio. Su facilidad pasmosa, inaprendida, inexplicable —al menos él no nos la explicará, ni sabemos que él mismo se la explica-hará que en etapas sucesivas de su vida se le hayan dedicado adjetivos que no se han usado antes. Se le llama ya torero «domador». Y mientras ciertos espectadores extranjeros, que ya empiezan a afluir a la Fiesta, empiezan a preguntarse al verle si los toros que se lidian están ensayados para acoplarse a las evoluciones del capote y la muleta, otros —como la señora inglesa de la muy narrada anécdota de una tarde del Pilar en Zaragoza— le dirán:
   Eso que usted hace es muy fácil. Lo puede hacer mucha gente.
   A lo que Ortega contestará: 
   Eso mismo pienso yo cuando oigo hablar a Churchill.

La anécdota, tal como se nos relata, tiene todos los caracteres de lo apócrifo  posiblemente lo será—, pero responde a un estado de opinión. Si no es verdadtiene su enjundia. El toreo de Ortega no tiene dificultad para el espectador; es diáfano. Y parece no tenerla para el torero; es puro juego. La primera de todas laconsecuencias de tal idea es esta de que Domingo Ortega —torero catalogado como dominador, científico, pensador— nunca ha sido calificado de torero valiente. Sencillamente, el valor —base inmutable de todo toreo— pasa en él inadvertido porque cada uno de sus movimientos al torear tiene tal precisión en el diestro que el riesgo parece eliminado. Esta es una constante en los toreros científicos. Y que nos hará detener unos instantes en este interesante tema.
Con los pies juntos y con dominio bastante para que el capotillo, recogido en la estoica media verónica, alargue el viaje del toro, que parece estirarse como la goma. Los que le ven hacer eso le dirán que el toreo de Domingo Ortega es «fácil».
LAS SUERTES «HECHAS» 
En efecto, habremos de volver de nuevo —y nunca serán demasiadas veces—sobre la idea del valor en el toreo. En su esencia, valor es una disposición espiritual que existe o deja de existir en nuestra naturaleza. Y que en su ejercicio y desarrollo tiene tres formas aplica- bles al toreo: valor de acometividad o impulso; valor de defensa o prudencia; valor de presencia o serenidad; que no otra cosa es lo que «Paquiro» definió en su tauromaquia como «sangre fría».

En este último tipo de valor habremos de clasificar a Domingo. Lo contrario del impulsque — en su valoración popular desde el tendido — se confunde muchas veces con la temeridad. Por encima de lo puramente negativo de la defensa.

Ortega nunca fue temerario; pero siempre fue valeroso; estaba valiente —se arrimaba y aguantaba en las suertes, andaba a los toros, les venía venir— porque los dominaba; sobre todo con la muleta, «el largo tercio con el toro a solas», como dijo el poeta.

Y también con el capote. Es aleccionador el repaso de las viejas colecciones de fotografías para actualizar los recuerdos. Hay que mirar sus verónicas perfectas, con los pies firmemente asentados en tierra y el brazo prolongando la longitud del lance —pureza clásica de un capote ilustre en la época en que florecían los capeadores máximos de la historia del toreo— para ver qué tenía , la suerte «hecha».


La verónica por la izquierda, abierto el compás, cargando la suerte, demostrando que para ser evolucionista o revolucionario en toreo hay que saber antes guardar las normas clásicas. Lo otro es no saber torear. Y Domingo sabe.
Y la tenía hecha porque, en su intuición, la dominaba. A mayodominio, menos peligro: esto es evidente. Y a menos peligro, mávalor. La sensación que DomingOrtega, como ya hemos insinuado, llegó a dar —aunque no en sus primeros años de torero—, es que el riesgo no existía. 

Este es achaque común a los lidiadores poderosos; y se vuelve contra ellos muchas veces porque el público de toros—sobre todo el más popular— tiene deseo de asustarse de vez en cuando, no con la cogida, sino con la cercanía de la cogida; sin ella no se cierra completo el círculo de las emociones; y por ello a los toreros dominadores se les acusa de «fríos». Son más profesores que ídolos. Más admirados que populares. Y , sin embargo, corren los mismos riesgos y sufren las mismas cornadas.

Otro ejemplo de cómo el dominio es la fuente de donde el valor la tenemos en la suerte de matar. Domingo Ortega, que ha pasado a la historia del toreo como muletero de excepción — y, según veremos, como un revolucionario de la técnica del toreo dmuleta—,no se ha acreditado como gran matador de toros; como maestro en el arte ha matado toros muy bien; pero era frecuente que, después de haber derrochadvalor en una faena, entrase a matar con decoro, no exento de precauciones y alivios. ¿Por ser la suerte suprema más difícil? Esose podría decir en los tiempos eque se mataba a los toros sin haberlos toreado apenas de muleta; en la prehistoria. Hoy, con las faenas que se hacen —con las faenas que Ortega realizaba ayer y le hemos visto cuajar hasta hace bien poco vestido de luces—, el riesgo y la dificultad estriba en todas las suertes, en cada lance, en cada embroque.


A pies juntos y citando de frente, como dicen las tauromaquias. Es una, variante del toreo de Domingo Ortega, en el que se presienten los seguidores. A destacar, el admirable temple con que el toro sigue los vuelos del huidizo capote.
El secreto no estaba en la mayor dificultad técnica de la suerte, sino en su menor dominio por el torero. Se cumplía en él esa diferencia sutil entre «toreros» y «matadores», que los maestros han resuelto siempre con el expediente de la habilidad.

EL TOREO DE CAPA
La característica esencial del torero científico —repetiremos como un critico moderno— es conservar en todo momento la iniciativa de la lidia, sujetar al toro en posición propicia después de cada lance, recibir su embestida sin enmendarse, mantener la pelea en la posición escogida. Lo que hace la cosa difícil esque el toro tiene sus intenciones propias y no se presta con docilidad a todo lo que se pretende hacer con él. Esta dificultad —para Ortega— quedó reducida a cero desde que se auto enseñó como maestro del toreo. 

La media verónica por el lado opuesto. El cite, hecho de frente, como indica la posición de los pies; los brazos a media altura, la tela caída en un revoloteo casi desmayado, y el resaltado es ese toro enroscado en busca del engaño.
Al contemplar la pureza clásica de los lances orteguianos que adornan estas páginas, se prende que el perfecto sincronismo logrado —el temple— ha de tener su clave en el mando del torero por medio de una extraordinaria maestría. Porque no se daba su triunfo en un toro de excepción —como sucede con los estilistas—, sino en animales de distinto genio, de diverso estilo, de muy varia condición. Porque dominaba a ley más toros que nadie en su época, gozó fama de torero extraordinariamente largo.

No se piense que si fue torero largo, por dominar muchos toros, lo hizo con un corto repertorio. Pero muchos de los lances de Domingo Ortega son móviles, dinámicos, andando al torear. Son difíciles de disecar en una clasificación- Pero tienen una gran base clásica. Por eso hoy vemos a Domingo Ortega como torero de tres dimensiones: largo, por su poderío; ancho, por su repertorio; profundo, por su emoción.
Un recorte con las manos bajas. Observen la posición de la mano izquierda, la que en este momento domina, y se adivinará, en un Juego lo que fue el pase de trinchera - un pase cambiado de simple recurso-, que Ortega hizo suerte fundamental.
Al hablar de la emoción qudespertó, nos hemos de referir siempre a la emoción estética, a la que excita el gusto depurado —cada vez más sobrio, elemental— por las esencias del arte. La otra emoción —esa que está tan cerca del miedo del espectador, del fruto angustioso, del susto irremediable— no la poseyó Ortega: ni era digna de él.

La emoción de su toreo la hallaremos en la hermosa estampa de esos lances en las que se ha citado con el cuerpo ligeramente perfilado, con la pierna del lado que torea, levemente adelantada y los pies fijos en el suelo; porqué no es lo mismo adelantar la pierna que sacarla cuando el peligro ha pasado, ya que lo que en un caso es anticipación y mando, en el otro es ventaja y truco. Me atrevo a decir, y no creo que ello sea ninguna herejía, que Juan Belmonte y su nueva manera es- tética, que divide en dos el toreo, no fueron comprendidos en toda su plenitud hasta que se vieron interpretados en los ruedos por el borojeño. Es la primera vez en que luce el toreo belmontino al margen de la figura atormentada, dramática, de Juan. E s un verdadero descubrimiento.
Garbo en el recorte a una mano.  La media verónica necesita un remate garboso, y aquí nos maestra Domingo Ortega cómo se puede sumar el dominio a la delicadeza. Porqué Ortega no es critico de escuelas taurinas, sino poeta de una forma nueva de interpretarlas. No repite; crea formas peculiares.
En esto estribó un gran mérito, pero se agazapaba un gran peligro, que el mismo Belmonte introdujo en el toreo. El trianero —como tanto se ha dicho— era un genio, pero en su genialidad estaba su propia limitación; en su afán de dar profundidad a su arte, de hacer de él un arte «jondo», adentrado en el sentimiento, lo acortó en términos que hicieron desaparecer gran parte de la variedad de los lances del primer tercio. Este es un fenómeno que hoy se agrava cada vez más; Domingo Ortega, al incorporar la verónica y otras variedades de lances de capa a su repertorio, sigue —como hemos dicho— la inspiración belmontina, porque se siente heredero de una estética; pero después, cada vez más, se autonomiza y define; y no vuelve a la técnica de los capeadores pre belmontinos porque encuentra pueril tratar de conservar la variedad de lances de dominio y adorno con un tipo de toro que poco a poco disminuye, al que se pica con peto, con el que no hay que resolver problemas en el primer tercio; que para eso, y no para otra cosa, se capeaba antaño.
Un momento muy orteguiano, que veremos repetir en determinados momentos de ta lidia: el toreo rodilla en tierra, que en Domingo Ortega no es habitualmente —como en la foto— adorno,  sino una concepción taurina para dominar toros poco humillados
Ortega no lanceará por largas, no toreará a punta de capote. Con la muerte de Joselito «el Gallo> y la retirada de su hermano Rafael, el toreo de capacorre la suerte que marca para él la profunda verónica de Juan; el angustioso recorte de la media verónica, en que el cuerpo del torero se cobija en el ondulante costillar del toro bien doblado.

Lo mismo que Ortega. Si éste da más variedad a su modo de andar al toro, que no es propiamente repertorio, será para demostrar su genio inventivo, para introducir en su capeo esos adornos esencialmente mozárabes —dominio, técnica y gracia— que no pertenecen a la osamenta del arte y tal vez no sirvan más que para subrayar la facilidad artística del diestro, su orgullo de creador de nuevas formas estéticas o interpretativas, o demostración del ascendiente que ha logrado sobre el animal.
El quite. El momento nos refleja no solamente la tersa manera de ofrecerse el capote, sino todo un tratado de lidia; he aquí cómo el picador debe echar el caballo a su izquierda y dar salida al toro por delante y hacia afuera. Ortega estaba allí.
No sabré afirmar si su dominio con el capote es preludio o consecuencia del Domingo Ortega gran muletero. Porque ha habido muchos toreros que fueron muy buenos en el primer tercio y nunca han llegado a dominar la muleta con tan plena eficacia y belleza (y aquí traigo al recuerdo otra vez a «Gitanillo de Triana». Pero rara vez los grandes muleteros han dejado de conocer los secretos del capote; eso se aprende antes o después, ya que se maneja con las dos manos, con técnica similar a la de la muleta, y además aprovecha la salida del toro, en que éste aún conserva su virginidad para la lidia, cosa que ya no es posible en el momento.

Esto —¿antes capeador o muletero?— ya pertenece a la intimidad de la formación de Ortega como torero. Yo hubiese querido que él mismo nos hubiese dictado —en unas reposadas conversaciones— su propia tauromaquia; hubiera podido contestarnos a esta pregunta y a otras muchas. Pero esto exigía —como digo—reposo. Algo que ya no pertenece a este mundo.

Me consuelo al pensar que, en el fondo, el orden cronológico en la intuición  torera de Ortega no tiene importancia. Lo esencial es que nos podamos adentrar en lo que el maestro dejó como funda- mental en el toreo: su mera concepción del dominio del toro por medio de la muleta.
Cerramos esta serie de toreo con el capote de Domingo Ortega con un lance de su última época. Pies juntos, torso erguido, suavidad más que poder, mejor dicho, poderosa suavidad en ese capote elegante, y en el que se hallan las esencias de la nueva época. 
Pero esto pertenece ya al segundo momento de este boceto. Yo lo uno al recuerdo de una corrida que le vi en Logroño."

Por Antonio Abad Ojuel «Don Antonio» 

Fuente: Semanario gráfico de los toros, El Ruedo. Madrid, 19 de diciembre de 1963. Año XX, Nº 1017.

Pdta: Escrito lo que antecede, encontramos una feliz coincidencia. En el número 1.016 de El Ruedo, correspondiente al día 12 de diciembre de 1963, se publicaron dos verónicas de Belmonte, con el comentario correspondiente a la técnica empleada en cada una de ellas. Cotejando una de las fotos con alguna de las publicadas de Domingo Ortega, se puede comprobar una exactitud asombrosa en la posición de los pies, la altura de las manos, la presentación del cuerpo en el cite. Se trata de la época en que Domingo Ortega era la pureza belmontina. Remitámonos a las pruebas: 
Dos verónicas. Dos verónicas distintas. En una manos arriba. Hay que mandar, probablemente el toro se quedara corto; había que alargar el lance; nada mejor para ello que levantar las manos, sin que por ello se pierda el clasicismo de la figura. En la otra, las manos abajo, el torazo pasa muy cerca. Juan se permite hasta el lujo de torear —obsérvese— con el capote al revés. 
Fuente: Semanario gráfico de los toros, El Ruedo. Madrid, 12 de diciembre de 1963. Año XX, Nº 1016.

Edición y transcripción : Pocho Paccini Bustos.


martes, septiembre 17, 2019

CASTAS VAZQUEÑA Y VISTAHERMOSA


GANADEROS QUE FUERON EJEMPLOS DE AFICIÓN Y ESCRUPULO EN LA SELECCIÓN DEL TORO DE LIDIA 
Se habla y se escribe mucho sobre el toro de acá o de allá, del toro salmantino o del andaluz. De la raza del toro, de la casta. En esa conclusión de toros charros o de “allá abajo” se ha llegado por un metódico proceso de simplificación, de ordenadas consecuencias. Es conveniente aclarar esto por adelantado para examinar posteriormente las características de las razas o castas.

Las ganaderías de hoy suelen ser resultado de cruzas entre varias de ellas. Principalmente con la andaluza, que es la de lidia por antonomasia. La casta andaluza ha sido la que ha absorbido a casi todas las demás por continuos cruces con sementales de ella. Se da la circunstancia también de que ganaderías andaluzas se han llevado enteras a otras regiones.

Los propios toros colmenareños, últimos que quedaban de la raza jijona, eran consecuencia de cruzas con toros andaluces. Buen testimonio son las ganaderías vazqueñas que fueron traídas a Castilla, fundamentalmente la de Veragua con sus derivaciones.

A finales del siglo XVIII se posee noticia cierta sobre la formación de las ganaderías. En 1776 don José Daza se cree autorizado para fijar las características de las de cada región. 

La lidia aumenta en exigencias con relación al tipo de embestidas de los toros, de su codicia, de su casta y de su resistencia. Entonces los ganaderos inician los métodos de selección y cruce que han de marcar el camino de lo que ha de ser el toro de lidia.

VISTAHERMOSA
La raza andaluza tiene lugar preeminente, pues se puede considerar como el prototipo del toro de lidia con la bravura y nobleza necesarias, además de la intrepidez, alegre intrepidez, que caracteriza al toro de pelea.

Dos ganaderos fijaron el tipo de toro de lidia andaluz: el conde de Vista hermosa y don Vicente J. Vázquez. Ellos procuraron cuidar sus reses con escrupuloso esmero sin mezclarse con otras sangres. En esto fue Vistahermosa quien más interés puso; mientras Vázquez procuró reunir lo mejor de todas las ganaderías de su tiempo, para aunarlo en una sola, que alcanzaría fama extraordinaria.

El conde de Vistahermosa adquirió la ganadería recién iniciada de los hermanos Ribas, de Dos Hermanas, hacia el año 1770.

Vistahermosa procuró rodearse de los mejores conocedores de su tiempo. Y seleccionó, a través de faenas de acoso y derribo de machos y hembras, el ganado. Entre los conocedores de aquella época destaca Curro "el Rubio", de singular sapiencia en los menesteres de mejora del toro bravo por el procedimiento de la tienta.

En el árbol genealógico que ilustra este trabajo puede apreciarse el empuje de esta afamada ganadería que fue origen de otras muchas de especial renombre. Ya don José Daza decía que las castas andaluzas «por incuria de sus dueños, se han bastardeado; pero los que de éstos son prolijos las han afinado y han hecho muy estimables». El pelo de estos toros solía ser cárdeno, negro y melocotón, ojos de perdiz.

Los toros condesos, después del Barbero de Utrera, tenían fama de conservar su bravura durante toda la lidia, gran poder en las embestidas y de recargar en las suertes, con la consecuencia esencial en el toro bravo de crecerse al castigo.
VISTAHERMOSA                                                                                                                                                Pinchar en la imagen para expandir
LA VAZQUEÑA
Se formó hacia el año 1780, reuniendo los mejores ejemplares de las ganaderías que había en Utrera: como las de Cabrera, Bécquer y el marqués de Casa Ulloa, sin excluir la de Vistahermosa, y valiéndose para tales adquisiciones de toda clase de medios.

Don Vicente José Vázquez, hombre de gran afición e inteligencia, formó la muy famosa ganadería. Cuando murió en 1830 fue adquirida por el rey Fernando VIl, para incrementar su vacada de Aranjuez, que luego pasó a ser la célebre del duque de Veragua. E n 1830 se llevaron al Jarama, desde Sevilla, 35 cuatreños, 100 erales y 500 vacas. Fueron seleccionados entre lo mejor de la ganadería. E l resto fue adquirido por otras ganaderos y dieron lugar a varias de gran renombre, como puede apreciarse si nos fijamos con detenimiento en el proceso del árbol genea lógico.

El pelo de los toros vazqueños y de sus descendientes es tan variado como los de su origen. Son frecuentes los sardos, berrendo en colorado y Jaboneros, que recuerdan a las reses de Cabrera, y negros, cárdenos y colorados, como los de Vistahermosa, y berrendos en todos los pelos, como los de Casa Ulloa.
    
Y hablando de la pinta de los toros, podemos observar que en el momento actual, acusado de desesperante monotonía, el pelo de los toros contribuye no poco a esa monotonía. No salimos de los negros y algún que otro berrendo que nos ofrece Cobaleda. De cuando en cuando vemos algún colorado de Samuel Flores o Miura. Los jaboneros predominan en Prieto de la Cal. Pero insistimos en que —salvo estas excepciones y alguna otra que haya podido quedarse en el tintero, como los cárdenos de Pablo Romero o Albaserrada, que ahora nos vienen a la memoria— predomina el toro negro.

Rindamos esté pequeño homenaje de admiración y recuerdo al conde de Vistahermosa y a don Vicente José Vázquez, como ejemplo de ganaderos escrupulosos, que no tuvieron —para su suerte— la desdicha de conocer los tiempos del mercantilismo ganaderil de muchos de sus colegas actuales del encaste bodeguero.

Sálvense las excepciones, muchas de las cuales desgraciadamente tienen que mandar algunos de sus productos al matadero por aquello de la casta, bravura o fiereza, como ustedes lo quieran llamar, y que también merecen que les enviemos desde aquí el justo homenaje de desagravio a que se hacen acreedores su afición y señorío. 
LA VAZQUEÑA                                                                                                                                                    Pinchar en la imagen para expandir