EL EJE DE LA LIDIA

EL EJE DE LA LIDIA
"Normalmente, el primer puyazo lo toman bién los toros, y si ése fuera el único del tercio, todos parecerían bravos. En el segundo ya empiezan a dar síntomas de su categoría de bravura. Y es en el tercero donde se define de verdad si el toro es bravo o no.-En el tercer puyazo casi todos los toros cantan la gallina- se suele decir". JOAQUN VIDAL VIZCARRO: El Toreo es Grandeza.

lunes, febrero 20, 2017

"CURRO PUYA" (Capítulo VI)

"Corrochano fué el que dijo aquello de «Dime. Curro Puya, ¿se te para el corazón cuando toreas con el capote?» Alcázar tituló una de sus crónicas así: «Un minuto de silencio». Se refería al pase de pecho de «Gitanillo». Aquel pase del que escribió otro cronista: «Se le pueden poner dos vasos de agua sobre los hombros sin temor a que se derrame una gota...»..."
Fuente: Semanario gráfico de los toros El Ruedo, Año VI, Nº 285, Madrid, 08 de diciembre de 1949.
Colaboración de Germán Urrutia Campos

lunes, febrero 13, 2017

Feliz Sexto Aniversario: "DESJARRETE DE ACHO"

 La ruta de EL DESJARRETE DE ACHO  no tiene otro destino que no sea  la defensa de la INTEGRIDAD DE LA FIESTA, que supone el respeto al TORO, Rey de la Fiesta, y a las esencias que la  inspiraron  (Verdad, Honestidad y Valentía) y que convirtieron a la Tauromaquia, en una de las artes más bellas y cultas del planeta. Al cumplir su sexto año en la aldea global del tauro, El DESJARRETE DE ACHO agradece a  todos sus lectores por seguirnos acompañando en la ruta.
Carlos Albarrán “El Buñolero”, mostrando El Desjarrete, símbolo de este blog y que antaño era mostrado para oprobio de los toreros a los que les tocaban los tres avisos. 
El Buñolero” (1819-1910), fue uno de los personajes más populares y más queridos del Madrid romántico. No se hubiera concebido un despejo de la plaza sin el Buñolero. Y lo dijo un revistero de muchas campanillas: “Al abrir los portones del chiquero y dar salida al toro, nadie lo hizo y lo hará con más salero que Carlos Albarrán el Buñolero”.
El TORO, “Rey de la Fiesta”, que cuando sale integro, fiero y encastado, pone en su sitio a todos.
“Para explicar una brizna de paja, hay que desmontar el universo entero”. Traducción proporcionada por nuestro amigo  Pierre Caumont "Pedrito"
Y una vez más El  Desjarrete de Acho, les recuerda que:

Muchas gracias a todos.

Pocho Paccini Bustos.

Lima, 13 de febrero de 2017.

sábado, febrero 11, 2017

"CURRO PUYA" (Capítulo V)

"Entre los toreros sevillanos sus mejores amigos fueron «Chicuelo» y «Cagancho». Por este último, a pesar de las rivalidades artísticas que entre ambos hubo, sentía un sincero y fraternal afecto..."   
El natural de "Curro Puya" (Dibujo de Saavedra) . ¡Qué distinto al pico de Ponce¡ 
CÓMO era «Gitanillo» en su aspecto humano?
Paco Fernández Arranz, que fué su representanto en Maáíid , y es nuestro guia, según ya dijimos, en este reportaje, responde emocionado: 
—Si como torero su arte alcanzó cimas difíciles de lograr, como hombre no se quedó atrás. Era inteligente y era bueno. Apenas triunfó en la vida, se preocupó de sí mismo y cultivó su espíritu buscando en los libros la cultura necesaria para andar por el mundo. Yo recuerdo que en cierta ocasión en que pretendieron molestarle en una reunión de amigos, dió una contestación tan oportuna que desde entonces Taviel de Andrade —uno de sus más fervorosos admiradores— siempre decía cuando hablaba de él: «Ese no tiene de gitano más que el color.» 
La bondad de «Curro Puya»
—¿Era hombre caritativo?
—Sí. Para los suyos era... rumboso. En realidad, para él el dinero tenia poco valor. No era interesado. Quería mucho a sus hermanos, sobre todo a Rafael. «Ese —decía el pobre Curro— conseguirá lo que quiera en el mundo. Vencerá, cualquiera que sea el camino que elija.»
—Y... ¿para los demás?
—Ya le dije que era un hombre fundamentalmente bueno. Cuando conocía una necesidad la remediaba, calladamente, sin ostentaciones... Recuerdo que una vez fué a visitar a un banderillero humilde que se hallaba en cama, y sin que nadie se diera cuenta dejó bajo la almohada un billete de quinientas pesetas. A su peón Mayano|, le siguió pagando cuando cayó enfermo de gravedad, y hasta que el pobre murió no le faltó su asistencia. A otro banderillero que hubo de ingresar en otra cuadrilla porque «Gitanillo», a consecuencias de una cogida, no toreaba, y que sufrió un serio percance en Valencia, le pagó como si hubiera estado trabajando con él... ¡Era muy bueno Curro!
La verónica de "Gitanillo" (Dibujo de Saavedra)
Los amigos del torero
—Mire usted —continúa Fernández Arranz— lo que hizo con un muchacho malagueño que andaba mal de cuartos y llegaba a la alternativa sin dinero para adquirir un buen traje de luces: se lo llevó a su casa, abrió el ropero donde guardaba los suyos y, encarándose con él, le dijo: «Escoge el que más te guste.» El aspirante a matador de toros se fué al más deslucido. Pero Curro, sin darle tiempo a pensarlo, le ofreció el mejor terno que tenía, a la vez qué le reprendía su cortedad: «Pero... ¡hombre! Para un día así hay que ponerse lo mejor.» Y le obligó a llevarse un traje que él no se había puesto más que una sola vez.
—¿Frecuentaba tertulias taurinas cuando venía por Madrid?
—Aquí tenía muy buenos amigos. Lo mismo que en Sevilla y en Málaga, donde incluso puso casa para pasar algunas temporadas... En Madrid iba mucho por Fornos, Achuri y el Palace. Sus amistades aquí eran don Carlos Moltabán, notario de la Vicaría; don Carlos Vázquez, don Demófilo Villalba, Taviel de Andrade, Casimiro Ortas, don Clemente del Oro, Pagés, Antonio Diéguez. primer actor de la Comedia; los hermanos Sarachaga, Fuentes Bejarano, Antonio Márquez, Maximino Martínez, Gerardo Doval (hijo), y los ganaderos don Antonio Pérez Tabernero y don Félix Gómez. En Sevilla frecuentaba el trato de Juan Belmonte, al que tenia por su mejor maestro; Domingo Ruiz, Cazorla y el ganadero don Antonio Gómez. Entre los toreros sevillanos sus mejores amigos fueron «Chicuelo» y «Cagancho». Por este último, a pesar de las rivalidades artísticas que entre ambos hubo, sentía un sincero y fraternal afecto.
"Gitanillo" visita el Estudio de un escultor que le hizo un busto
Lo que ganó «Gitanillo»
—¿Ganó mucho dinero?
—Sí. Pero gastó mucho también.
—¿Cuánto cobró en la corrida que más le pagaron?
—Dieciocho mil pesetas. Eso entonces era una cantidad muy respetable, —¿Dejó mucho al morir?
—Creo recordar que tenía algunos bienes en Sevilla: una casa en la plaza de la Mata, otra en la de Santas Patronas, otra en la de San Jacinto (que la compró siendo aún novillero), y otra más no recuerdo en qué 
calle. Tenía también alhajas, aunque él era sobrio en el vestir y no le gustaba presumir de hombre adinerado.
"Si acaso, en la elección de los colores de sus trajes mostraba preferencias por determinados tonos, pero, nunca por estimar que le daban suerte o desgracia ( Dibujo de Saavedra)
El torero y ellas
—¿Le gustaba el cante y el baile?
—Le gustaba oír el buen cante y ver bailar «lo suyo», lo gitano. Pero él ni cantaba ni bailaba. Bien ... ¿Quiere usted decirme algo sobre la vida amorosa de «Gitanillo»?
—Comprenderá que... en «eso» sea un poco discreto. Diré tan sólo que Curro tenía gran éxito entré las damas. Su natural simpatía, su popularidad, su logrado triunfo en el arriesgado juego de los toros... eran suficientes motivos para que las mujeres se sintieran atraídas hacia él. Muchas, sin graves preocupaciones, le asediaban... a todas horas. El no tomaba nunca demasiado en serio estas manifestaciones de admiración. Creo que en una sola ocasión sé enamoró de verdad. Ella era una artista famosa que triunfó incluso fuera de España. Pero... respetemos su nombre, porque ella murió también.
—Pero...
—Le contaré una anécdota graciosa que le ocurrió en Málaga. La gracia no está en el coloquio amoroso, sino en... las consecuencias que pudo tener. Verá usted. Un día recibió una notita de una señorita que le citaba para charlar con él. Curro, sospechando que se trataba de una pesada broma de sus amigos malagueños, no quiso acudir a la cita. Pero la dama insistió y «Gitanillo», al fin, acudió a la misteriosa entrevista. El lugar escogido para el encuentro era la playa. La hora, las nueve de la noche. Total, que... cuando Curro paseaba con la incógnita amiga por la orilla del mar, un carabinero se presentó, e invocando la prohibición de pasear a tales horas, intentó llevarse a la Comandancia al torero y a su acompañarte. Menos mal que en una ráfaga luminosa de un faro próximo, el agente de la autoridad reconoció a Curro y, ante la sorpresa de la pareja amorosa, resolvió el caso con estas palabras: «¡Ah!... ¿pero era usted? Haberlo dicho, hombre. Yo soy un admirador suyo... ¡Menudo torero!» Y dió media vuelta y dejó a «Gitanillo» y a la dama...«Nunca —decía después Curro— me alegré tanto de haber triunfado en la Fiesta de toros.» 
El remate de una verónica del torero "calé", en la Plaza de  toros de Sevilla.
Contradicción
—¿Era supersticioso «Gitanillo?»
—No. Yo era mucho más supersticioso que él. Quizá esto parezca raro... pero es la verdad. «Gitanillo» no tenía supersticiones, a pesar de su sangre «calé». Si acaso, en la elección de los colores de sus trajes mostraba preferencias por determinados tonos, pero, nunca por estimar que le daban suerte o desgracia. Sus fervores religiosos, como buen trianero, eran el Cristo del Cachorro y la Esperanza.
                                                                                                                    FRANCISCO NARBONA 
Fuente: Semanario gráfico de los toros El Ruedo, Año VI, Nº 284, Madrid, 01 de diciembre de 1949.
Colaboración de Germán Urrutia Campos.