EL EJE DE LA LIDIA

EL EJE DE LA LIDIA
"Normalmente, el primer puyazo lo toman bién los toros, y si ése fuera el único del tercio, todos parecerían bravos. En el segundo ya empiezan a dar síntomas de su categoría de bravura. Y es en el tercero donde se define de verdad si el toro es bravo o no.-En el tercer puyazo casi todos los toros cantan la gallina- se suele decir". JOAQUN VIDAL VIZCARRO: El Toreo es Grandeza.

lunes, noviembre 30, 2015

UN TAL PONCE Y UN CHAVAL QUE SE QUIERE COMER EL MUNDO

ÚLTIMA CORRIDA DE LA TEMPORADA EN ACHO 
Andrés Roca Rey cortó 4 Orejas salió a hombros de Acho y se llevó el Escapulario del Señor de los Milagros. Enrique Ponce solo cortó 1 apéndice y cuando le pusieron un gallo que aprieta, fueron evidentes sus desaciertos, terminó en berrinche en el callejón.

Tarde de birras, amigos, triunfos, decepciones. Plaza casi llena, el sol se hizo presente por primera vez en toda la temporada, antitaurinos en la puerta, matadores vestidos, en fin  creo que no falto nadie. 
El toro!!!! .- gritaron por el Tendido 10-
 A verdad… el toro. No, ese no vino. Hubo unos animalitos con cuernos. Pero toros no eran. Ni en presentación, y menos en comportamiento. 6 de Roberto Puga, disparejos, muy pitados  el primero y tercero (que fue devuelto por la protesta y cansancio del aficionado de ver tanta sinvergüencería. ¿Dónde están las autoridades que deberían hacer respetar el reglamento?. Y la empresa, ¿compra el encierro por fotos de whatsap?). Simplemente impresentables. El sexto manso rajado. En fin, vimos la película a la que ya nos tiene acostumbrados este ganadero “LOS SIN CASTA”.
En esta película no podía faltar su estrella favorita Enrique Ponce que se apunta majaderamente todos los años. En esta ocasión el mano a mano era con el peruano Andrés Roca Rey, quien hizo el paseíllo desmonterado en la plaza de su tierra.
4 orejas 4,  y puerta grande para el joven peruano. Que además le valió para ganar su primer Escapulario de Oro del Señor de los Milagros por su faena al segundo Toro. Que como bien dijo “El Moro”, : -ese chiquillo algún día va a aprender a torear. Pero el valor y las ganas ni se compran ni se practican-.
Ponce en su primero que era el más anovillado de todos. No embarcó ni un muletazo. Pincho, descabelló y silencio.
El segundo se hizo daño en la pata izquierda. Ese factor hizo que condicionara la lidia, pues se sentía en cada paso, se quedaba corto y así es imposible. Palmas por la disposición.
El tercero de Puga fue devuelto por la falta de trapío. Era una vaca y fea. El sobrero no era más que el anterior de la ganadería de Caicedo colombiana. Muy corraleado, fue bien al caballo. Ponce lo sobó y se adornó. De naturales poco y con la izquierda nada. ¿Está mal de la mano?. Estocada desprendida que en Acho se premia con oreja.
Roca Rey recibió el cuarto con una larga cambiada. Los cambiados al empezar la faena muy apretados. Se paró en los terrenos de triunfo o hule. El torito duro poco pues cuando llegó a la izquierda ya se había acabado el combustible. La entrega fue total al igual que el espadazo, aunque al capón. Dos orejas bien merecidas y vimos la faena de la feria. Nos gustaría verlo con animales que lo exijan más. Muy sobrado de condiciones –acertado Carlos Campos-.
El ultimo de Ponce, fue señalado en varas. Ponce tuvo que trabajar a media altura pues remataba arriba. Noble pues acudía a todo lo que presentaba el torero. Estocada trasera y pierde su oreja al no descabellar y especular con un toro que se demoró en doblar. El público se enfrió y dejó en evidencia la mala colocación del estoque.  Las autoridades no le concedieron la oreja y empezó el berrinche en el callejón.
Lances a pies juntos con el último, que desde que salió se mostró manso y defendiéndose contra tablas sobre todo entre los tendidos 10 al 13. Apenas fue picado pues huyó del caballo, se dolió en banderillas. El torero lo persigue por el ruedo tratándole de sacarle pase por pase. Las ganas y esfuerzo son evidentes. Estocada entera y bien colocada suficiente premio, una oreja. Aunque el juez otorgó las dos. No hubo faena así que fue excesivo.

Por : Sergio Tapia Helfer 
(Amigo y colaborador de esta su casa).

domingo, noviembre 22, 2015

LOS DE LA QUINTA, EXIGÍAN EL CARNÉ



Plaza de Acho, Cuarta del Abono (22 de noviembre de 2015)
La Quinta/ Diego Urdiales, Juan Carlos Cubas, Daniel Luque

Los toros de La Quinta, bien presentados excepto el anovillado primero y el carivacado quinto, sí que pedían el carné.

El único que pareció poseer la documentación en regla fue Diego Urdiales, que demostró más oficio y entrega en su primer bravucón y en su segundo gazapón. En cambio a sus compañeros de terna les debió faltar mucha documentación. El peruano Juan Carlos Cubas, parecía un novato, no obstante el tiempo que lleva de alternativado con toreo pueblerino y sin oficio ni beneficio. Por su parte Daniel Luque parecía tener caduco el carné, pues ya lleva muchos años que en Acho no se le da las ganas de ejercer el oficio de toreo.

Sin preámbulos vamos a lo sucedido en la Cuarta del Abono en corto y por derecho.

Diego Urdiales.- Torero que marca la diferencia desde que hace el paseíllo. En el primero de la tarde, terciadito y anovillado lo recibe con capotazos deslucidos. Entra al caballo al relance, picotacito tras el cual cerdea. Quita al toro por delantales y buena media. Se escucha un acertado bocinazo: “Señor juez: en Plaza de Primera, por lo menos dos entradas al caballo por reglamento”. Con la muleta por la derecha el toro protesta con sus embestidas. Por la izquierda se acuesta. No termina de trasmitir en sus embestidas. Cuando Urdiales intenta torearlo lo hace fuera de cacho y metiendo pico al deslucido novillo. Silencio tras la muerte del novillo.


En el cuarto, un toro con pinta y pitones al que Urdiales no consigue fijar con el capote. Simulacro de suerte de varas; herradero; banderillas a toro pasado de Dennis Castillo, al que obligan a desmonterarse desmerecidamente en nuestro concepto. Doblones de tanteo y al centro como mandan los cánones, buena tanda de derechazos ligando a un toro que no termina de entregarse, lo cambia a terrenos cercanos al tercio y el toro termina gazapón, muletazos de castigo que lo preparan para luego entrar a matar cuarteando. Silencio.


Juan Carlos Cubas.- Recibe al segundo con lucidos capotazos por ambos pitones. Entra al caballo de cualquier forma para recibir un leve pinchazo. Quite con chicuelinas y deslucida media. El morlaco se duele en banderillas, lo lleva al centro con doblones que más parecen manguerasos. Lo que viene luego, una lección de destoreo: fuera de cacho aprovechando el viaje del toro, sin mando alguno, toreando con la barriga, naturales con el pico; en suma un toreo sin estructura y descafeinado. Doblones que no termina de hilvanar con la suerte de matar, bajonazo saliéndose de la suerte. Ovación al toro que se fue sin conocer  el toreo y con una oreja de menos inmerecidamente.


Al quinto con cara de vaca le propina mantazos de recibo, entra al caballo de lejos y cerdea; lo vuelven a poner en suerte gracias a exigencias del Tendido 10. Muletazos de inicio sin oficio y mando que terminan estrellando al toro en  la muleta. Todo un desastre de toreo fuera de cacho y sin recursos. La música que suena no sabemos en honor a qué. Hubo más toro que torero. Estocada atravesada y sale huyendo. Pitos. Palmas al toro en el arrastre.

Daniel Luque.- Torero que a servidor le cae sumamente antipático pero que pese a ello tratara de ser objetivo. El tercero de la tarde que humillo en todo momento puso en aprietos con el capote dado que se revolvía pronto y exigía mando. Pésima puesta en suerte al montado de reserva. Entra nuevamente al otro caballo para recibir un picotacito de pantomima. Intenta con naturales que no liga; con la derecha torea con mano alta. Por citar con el pico, el toro elige el bulto, y casi lo prende. Toreo que exigía distancia y colocación que no lo hubieron. Tres pinchazos y se va a los blandos. Pitos. Petición de vuelta al ruedo al buen toro, que no es concedida por él que funge de autoridad.


Al que cierra la tarde nada que comentar con el capote, picotacito tras el cual pierde las manos. Quite sin ton ni son. “Toreo” fuera de cacho, pierna contraria retrasada. Intento de toreo al natural que termina desnaturalizándose porque el toro topa y no enviste dado que no se le cita de lejos con mando. Cuartea y bajonazo. Pitos.


Algo que destacar, es que todos los de La Quinta murieron con la boca cerrada; signo inequívoco de bravura y casta de la buena, que en Acho no veíamos hace buen tiempo.

Pocho Paccini Bustos
Fotos: Citlalli Pérez Flores

lunes, noviembre 16, 2015

TARDE DE TOROS DULCES, DEMASIADO QUE EMPALAGAN



(Bandera a media asta, por lo sucedido en Francia) 
Este sencillo aficionado se pregunta qué analizar, qué comentar, qué tipo de crónica hacer, si se sabe que estos toros están prefabricados para el disfrute y el triunfo premeditado de los toreros, apocando así esta fiesta que se sostenía en la emoción que da el ferviente combate entre un hombre y una fiera encastada. Se ha reducido el espectáculo a seis capítulos en los que el torero crea arte junto a un “colaborador”.
Qué comentar, qué analizar, o peor aún, cómo emocionarse si en el inicio de cada uno de esos seis capítulos se encuentra uno con un torito blandengue de la ganadería de Daniel Ruiz que no sabe lo que es luchar con bravura y fiereza en el caballo, que no sabe lo que es crecerse en el castigo que le impone la vara, que no resiste una lucha digna y que por el contrario se le tiene que cuidar.
Esta tarde en Acho se manifestó de la manera más palmaria lo que es el toro dulce y bobalicón. Toros a los que en el caballo se les pegó un picotón o una muestra de sangre, transformando a la suerte de varas en -más que un trámite- en pobres y tristes inicios de capítulos. Y es que se trata de un “toro” hecho a la medida de las “figuras”, al que se le ha disminuido la fuerza y la casta -de tal manera que ya no lucha en el caballo- y con esa falta de fuerza generar la dulce embestida para que el torero le haga de todo con la muleta*. De esta manera, cero emoción. Queda entonces esta fiesta limitada al tercio de banderillas y muleta para comentar lo siguiente:
Decir que en el primero Castella ligó buenos derechazos y llevó bien toreado a un protestón toro. Que mata con un saltimbanqui que deja la espada tendida y caída.
Que en el segundo López Simón entusiasmó con unos ajustados estatuarios en su inicio de faena y luego con unos brillantes naturales citando de frente, para enroscarse al toro y llevarlo toreado a media altura hasta el final del pase. Algo deslucida su manera de matar recibiendo y se le concede de manera excesiva dos orejas.
Que en el tercero Castella ejecutó dos soberbios naturales con mando y arte. Otra vez su saltimbanqui en el momento de matar y otras dos orejas excesivas.
Que en el manso sin emoción cuarto López Simón se olvidó de intentar hacer el toreo bueno para tratar de sacarle pases en plan populachero con circulares y manoletinas.
Que en el débil y mirón quinto no hay mando por parte de Castella y el toro se va toreando solo en su sobrada nobleza.
Y que en el codicioso sexto López Simón estuvo cumplidor luego que sufriera una voltereta.
Con las espadas, si bien estuvieron efectistas en la mayoría de veces, se va echando de menos en esta feria que se haga la suerte con la despaciosidad y belleza que sucede cuando se respetan los cánones. Lo dicho sobre todo por Castella, que no ha dejado de pegar un indecoroso salto para salirse de la suerte cada vez que entró a matar.       
Esperemos que la próxima semana los toros de La Quinta salgan encastados y no dulces como los de Daniel Ruiz. El dulce puede ser sabroso, pero en demasía empalaga. Y peor aún, este dulce ni alimenta ni nutre al AFICIONADO A LOS TOROS.

Lima (Perú). Domingo 15 de noviembre del 2015. Toros de Daniel Ruiz para:
Sebastián Castella: Palmas, dos orejas y vuelta al ruedo.
Alberto López Simón: Dos orejas, silencio y vuelta al ruedo.
Cesar Bazán “El Yeta”, torero peruano, estuvo de sobresaliente.
*Para el que quiera saber cómo embiste en la muleta un auténtico toro bravo o encastado, informarse en la web sobre Mulillero (de Adolfo Martín), Rachido o de Garapito (de Palha), entre otros. Vea y compare estimado lector, y saque usted sus propias conclusiones.

Por :Gustavo Ortíz


lunes, noviembre 09, 2015

POCO BRIO EN LA MIURADA DE ACHO


(La leyenda Miura, rodó por los suelos de Acho)
La leyenda dice que los Miuras son toros de empuje, fuerza, con agilidad de movimientos, poderío, fiereza, peligro, exigencia, inteligencia, codicia, presencia, etc. Pues hasta la primera mitad de la corrida nada de eso se logró notar. Fue a partir del cuarto toro que el rumbo de lo que estaba siendo una triste y decepcionante corrida cambió y pudimos apreciar algo que cuenta esa leyenda. Pues si la primera mitad de la corrida fue un festival de birrias e inválidos, la segunda mitad nos entretuvo con tres toros mansos encastados, cambiantes y que planteaban problemas, destacando entre ellos Hurón, N°83 de 505 Kg, que lo lidió y le dio muerte Rafael Rubio “Rafaelillo”.
(Impresentable galgo ingles) 

(Miura con pinta de zombie)
Nada para resaltar positivamente en los tres primeros toros, por el contrario, malos de presentación, sin fuerza, sin codicia, sin ánimos de lucha y que para más inri se tumbaban contra el suelo. Hasta ahí, mucho para olvidar de lo que nos trajo el ganadero, así que, en honor a la síntesis, vamos a describir lo que ocurrió a partir del cuarto, mencionado anteriormente.

Hurón se exhibió con una buena lucha en el caballo, metiendo riñones mientras su picador David de la Barra le propinaba un puyazo en buen sitio con el caballo pegado a tablas por el empuje del toro. Luego Hurón iría dos veces más al penco solo para tomar leves picotazos, pero estaba demostrado que este toro quería lucha y exigiría a su matador. Antes incluso se mostró ágil y codicioso en los capotazos de recibo, siempre con un Rafaelillo que buscaba el lucimiento de su oponente. En el tercio de banderillas Dennis Castillo estuvo nuevamente lucido, aunque gustaría más si sale de la cara del toro andando en vez de terminar apresurado. Así, quedaban toro y torero, y Rafaelillo somete al toro haciéndole el toreo a base de piernas para sacarlo fuera de tablas, interesante lidia que se desluce porque luego no puede parar al toro, que ya en esos momentos se mostraba bronco. Por el izquierdo el toro no tiene ni un pase y Rafaelillo lo mata al tercer intento luego que en el primero la espada saliera por el costillar opuesto e hiciera guardia.
(Sablazo por el costillar de Hurón )
A porta gayola recibe al quinto Manuel Escribano. Sus primeros lances son sin ton ni son pero luego lo lleva muy bien por chicuelinas al caballo. El toro va de lejos y acomete con ganas ante el buen puyazo del picador, lástima que nos perdamos de una segunda vara que seguro el toro lo tomaba bien pero su matador no lo quiso mostrar. Mal en las banderillas y en el tercio final solo se destacan aislados derechazos templados ante un toro que se acabó muy pronto. Pincha y luego media estocada algo trasera para acabar con un descabello. 

Paco Ureña supo dominar las complicadas embestidas de su segundo toro a base de temple y de un toreo en paralelo por el derecho que no terminó de redondear. Pega mantazos por el izquierdo y luego por el derecho el toro lo coge feamente por el muslo y el pecho, menos mal sin hacer carne. Ureña se encuentra muy dolido y en un acto de valor se pone nuevamente frente al toro para tratar de sacarle algo por el izquierdo sin mayor suerte. Con la espada pincha y luego logra una estocada ligeramente tendida. Oreja dadivosa de un público que agradece la predisposición del torero, pero no solo con la predisposición o ganas se logra hacer el toreo bueno. Como diría mi amigo Sergio, compañero de tendido, "el valor se premia con una vuelta al ruedo".
(Percance de Ureña, tras desarme y recital de toreo con pico de muleta) 
Desplante, que tras percance no es de recibo

Ureña, cuarteando y saliendose de la suerte
José Mora Manzano, subalterno de Rafaelillo fue cogido por el primer toro y llevado a la enfermería. Salió en silla de ruedas de la plaza. Esperamos que no se trate de algo grave.

Escrito por Gustavo Ortiz (Colaborador y amigo de este blog)
Fotos : Citlalli Perez Flores


jueves, noviembre 05, 2015

A PROPÓSITO DE LOS MIURAS EN ACHO



Fuente: Viaje a los toros del sol. Alfonso Navalón Grande. Alianza Editorial  S.A. Madrid, 2005-2006 . pp183-187.

lunes, noviembre 02, 2015

PRIMERA MANSADA DEL ABONO DE ACHO 2015

CORRIDA CON PAQUETE DE LA FIT, SIN TOROS.
Espectáculo lejos de ser una corrida de toros. Seis sardinas pisaron el ruedo de Acho para el disfrute de un indulgente público dispuesto a las emociones fáciles.
Y es que cuando veamos en Acho un auténtico toro de lidia, seguramente la emoción será distinta. La de ayer fue una “emoción” creada para estarse seguros que el caro boleto valió la pena pagarse. Toros sin trapío, sin fuerza, que -salvo el primero- jamás lucharon en el caballo. ¿Cómo van a luchar si no tienen músculo y fuerza en su tren posterior? Y la empresa vendiéndonos la idea que están en tipo, en tipo de qué me pregunto yo, si eran desiguales. Lo mismo para la muleta, sin esa codicia y fiereza que todo animal de casta debería tener. A cambio de eso vimos un festival de bobaliconería y nobleza para hartarse. 
Así, con estos animales de peluche y cuerda para hacer el toreo de posturas es que empezó la temporada taurina en Acho llamada “Feria del Señor de los Milagros”, con pseudotoros de Zalduendo para Morante de la Puebla, Alejandro Talavante y Joselito Adame.    

Toro español, impresentable para plaza dicen de "primera"
Al primero, Morante lo recibió con unas verónicas con más gracia que arte, sin la profundidad que ese lance conlleva, pero con la predisposición de querer agradar y decir algo en Acho. Luego en la muleta resaltan buenos naturales aislados, ante un animal que regaló unas cuantas embestidas. En el cuarto, mima a su toro con muletazos por alto desde las tablas para poco a poco ir bajándole la mano y llevarlo afuera con más dominio que postureo y eso el público lo agradece. La faena, sin rotundidad ni estructura, más bien de altibajos, tuvo bonitos muletazos por ambos lados. Mata con una estocada entera y se lleva una oreja.


Mantazos aislados y despegados de Morante


                                                      Aliviándose el de La Puebla


Nótese la muleta (capote) de Morate 
Los naturales de Talavante a sus dos toros fueron lo más resaltante ayer en Acho para quien escribe. El primero no llegó a ser una faena maciza, con variados muletazos pero sin la rotundidad de las faenas breves. Todo lo contrario, hizo lo que quiso ante el torito que le regalaba sus dulces embestidas. Dos orejas de un juez de plaza muy dadivoso. Luego, el quinto toro no se prestó para lo que el torero pretendía, incluso lo prende y le da una voltereta en un inicio de rodillas con la muleta. Intentó hacerle faena pero el torito no transmitía nada.
Uno de los buenos naturales de  Talavante 
Adame en su primero tuvo que poner todo él ante un animal que se dedicó a corretear por el ruedo. Nada que resaltar en su primero, como poco para recordar en el sexto, en el cual estuvo bullidor y tremendista. Se asentó en tablas en su inicio de faena y se dedicó a pegar mantazos en los que el toro solo pasaba para luego seguir de rodillas. Ya de pie, se dedicó a citar siempre con la muleta retrasada ante un animalejo parado que se dejaba poner los muslos en sus pitones. Mata bien y otras dos orejas baratas.
El primero de Adame, un manso de libro

A este despojo Joselito Adame corto 2 orejitas baratas

Por cierto, los matadores estuvieron bien con la espada.       

El próximo domingo se presentan los Miuras en Acho y ojalá podamos ver algo de casta.
Escrito por Gustavo Ortíz  (Colaborador y amigo de este blog)
Fotos (Citlalli Perez Flores)