EL EJE DE LA LIDIA

EL EJE DE LA LIDIA
"Normalmente, el primer puyazo lo toman bien los toros, y si ése fuera el único del tercio, todos parecerían bravos. En el segundo ya empiezan a dar síntomas de su categoría de bravura. Y es en el tercero donde se define de verdad si el toro es bravo o no. En el tercer puyazo casi todos los toros cantan la gallina, se suele decir". JOAQUÍN VIDAL : "El Toreo es Grandeza". Foto: "Jardinero" de la Ganadería los Maños, primera de cuatro entradas al caballo. Corrida Concurso VIC FEZENSAC 2017. Foto : Pocho Paccini Bustos.

martes, septiembre 17, 2019

CASTAS VAZQUEÑA Y VISTAHERMOSA


GANADEROS QUE FUERON EJEMPLOS DE AFICIÓN Y ESCRUPULO EN LA SELECCIÓN DEL TORO DE LIDIA 
Se habla y se escribe mucho sobre el toro de acá o de allá, del toro salmantino o del andaluz. De la raza del toro, de la casta. En esa conclusión de toros charros o de “allá abajo” se ha llegado por un metódico proceso de simplificación, de ordenadas consecuencias. Es conveniente aclarar esto por adelantado para examinar posteriormente las características de las razas o castas.

Las ganaderías de hoy suelen ser resultado de cruzas entre varias de ellas. Principalmente con la andaluza, que es la de lidia por antonomasia. La casta andaluza ha sido la que ha absorbido a casi todas las demás por continuos cruces con sementales de ella. Se da la circunstancia también de que ganaderías andaluzas se han llevado enteras a otras regiones.

Los propios toros colmenareños, últimos que quedaban de la raza jijona, eran consecuencia de cruzas con toros andaluces. Buen testimonio son las ganaderías vazqueñas que fueron traídas a Castilla, fundamentalmente la de Veragua con sus derivaciones.

A finales del siglo XVIII se posee noticia cierta sobre la formación de las ganaderías. En 1776 don José Daza se cree autorizado para fijar las características de las de cada región. 

La lidia aumenta en exigencias con relación al tipo de embestidas de los toros, de su codicia, de su casta y de su resistencia. Entonces los ganaderos inician los métodos de selección y cruce que han de marcar el camino de lo que ha de ser el toro de lidia.

VISTAHERMOSA
La raza andaluza tiene lugar preeminente, pues se puede considerar como el prototipo del toro de lidia con la bravura y nobleza necesarias, además de la intrepidez, alegre intrepidez, que caracteriza al toro de pelea.

Dos ganaderos fijaron el tipo de toro de lidia andaluz: el conde de Vista hermosa y don Vicente J. Vázquez. Ellos procuraron cuidar sus reses con escrupuloso esmero sin mezclarse con otras sangres. En esto fue Vistahermosa quien más interés puso; mientras Vázquez procuró reunir lo mejor de todas las ganaderías de su tiempo, para aunarlo en una sola, que alcanzaría fama extraordinaria.

El conde de Vistahermosa adquirió la ganadería recién iniciada de los hermanos Ribas, de Dos Hermanas, hacia el año 1770.

Vistahermosa procuró rodearse de los mejores conocedores de su tiempo. Y seleccionó, a través de faenas de acoso y derribo de machos y hembras, el ganado. Entre los conocedores de aquella época destaca Curro "el Rubio", de singular sapiencia en los menesteres de mejora del toro bravo por el procedimiento de la tienta.

En el árbol genealógico que ilustra este trabajo puede apreciarse el empuje de esta afamada ganadería que fue origen de otras muchas de especial renombre. Ya don José Daza decía que las castas andaluzas «por incuria de sus dueños, se han bastardeado; pero los que de éstos son prolijos las han afinado y han hecho muy estimables». El pelo de estos toros solía ser cárdeno, negro y melocotón, ojos de perdiz.

Los toros condesos, después del Barbero de Utrera, tenían fama de conservar su bravura durante toda la lidia, gran poder en las embestidas y de recargar en las suertes, con la consecuencia esencial en el toro bravo de crecerse al castigo.
Pinchar en la imagen para expandir
LA VAZQUEÑA
Se formó hacia el año 1780, reuniendo los mejores ejemplares de las ganaderías que había en Utrera: como las de Cabrera, Bécquer y el marqués de Casa Ulloa, sin excluir la de Vistahermosa, y valiéndose para tales adquisiciones de toda clase de medios.

Don Vicente José Vázquez, hombre de gran afición e inteligencia, formó la muy famosa ganadería. Cuando murió en 1830 fue adquirida por el rey Fernando VIl, para incrementar su vacada de Aranjuez, que luego pasó a ser la célebre del duque de Veragua. E n 1830 se llevaron al Jarama, desde Sevilla, 35 cuatreños, 100 erales y 500 vacas. Fueron seleccionados entre lo mejor de la ganadería. E l resto fue adquirido por otras ganaderos y dieron lugar a varias de gran renombre, como puede apreciarse si nos fijamos con detenimiento en el proceso del árbol genea lógico.

El pelo de los toros vazqueños y de sus descendientes es tan variado como los de su origen. Son frecuentes los sardos, berrendo en colorado y Jaboneros, que recuerdan a las reses de Cabrera, y negros, cárdenos y colorados, como los de Vistahermosa, y berrendos en todos los pelos, como los de Casa Ulloa.
    
Y hablando de la pinta de los toros, podemos observar que en el momento actual, acusado de desesperante monotonía, el pelo de los toros contribuye no poco a esa monotonía. No salimos de los negros y algún que otro berrendo que nos ofrece Cobaleda. De cuando en cuando vemos algún colorado de Samuel Flores o Miura. Los jaboneros predominan en Prieto de la Cal. Pero insistimos en que —salvo estas excepciones y alguna otra que haya podido quedarse en el tintero, como los cárdenos de Pablo Romero o Albaserrada, que ahora nos vienen a la memoria— predomina el toro negro.

Rindamos esté pequeño homenaje de admiración y recuerdo al conde de Vistahermosa y a don Vicente José Vázquez, como ejemplo de ganaderos escrupulosos, que no tuvieron —para su suerte— la desdicha de conocer los tiempos del mercantilismo ganaderil de muchos de sus colegas actuales del encaste bodeguero.

Sálvense las excepciones, muchas de las cuales desgraciadamente tienen que mandar algunos de sus productos al matadero por aquello de la casta, bravura o fiereza, como ustedes lo quieran llamar, y que también merecen que les enviemos desde aquí el justo homenaje de desagravio a que se hacen acreedores su afición y señorío. 
Pinchar en la imagen para expandir

sábado, agosto 17, 2019

“FANDANGO” Nº 20 - Cebada Gago - VIC FEZENSAC 08-06-2019

Sacamos a pasear unas impresionantes fotos tomadas a "Fandango" por Roberto Cerdeña, compatriota peruano que radica en London, y a quién pudimos conocer personalmente este año en Vic Fezensac. Amante de la EMOCIÓN que solo la proporciona el TORO INTEGRO, al cual persigue en todas las ferias del orbe taurino en la que se garantice su presencia. Desde luego en Acho nunca nos encontraremos, pero SÍ en casa, a la cual está siempre invitado. Va por ti Roberto.
Fandango, preparándose para entrar a la segunda vara que también se la pusieron en el lomo, como se evidencia
Confirmando nuestra sospecha, el picador picando traserísimo en las tres malas suertes
Fandango, apretando en banderillas a favor de la querencia

Comentábamos con Roberto, que en el buen "Fandango" mereció mejor lidia y menos ventajillas perfileras
Al final Thomas Dufau, se vio favorecido por el paisanaje que le regalo una oreja
La posición del estoque, desmerece totalmente la oreja de concedida, pudo más el paisanaje.
Ovación  a "Fandango". Toro premiado con "Mención Especial" por la Comisión Taurina del Club Taurín Vicos

viernes, agosto 16, 2019

ACERCA DEL VALOR EN EL TOREO

Raúl Sánchez, el arte del valor
Es un lugar común, cuando de toreros hablamos, la distinción que se hace entre el valor consciente y el inconsciente. Pero la verdad es que solo hay un valor : el consciente. El otro, el inconsciente, es eso: inconsciencia y, por consiguiente, nada que se pueda comparar con el valor real. 

Un hombre que no sospecha cuáles pueden ser las consecuencias de su arrojo no pasa de ser un temerario. Puede un torero llevar la angustia a las graderías a costa de repetir alardes temerarios y ser rechazado por ese público que, en un momento de arrebato colectivo, ha premiado con ovaciones tales demostraciones de falso valor. A ningún aficionado (que no es lo mismo que público de aluvión) del planeta taurino, le agrada ver a un profesional del toreo a merced de un toro con casta y bravura. El valor solo es verdadero y real cuando el hombre tiene conciencia del peligro que corre. Entendemos que solo los toreros que conocen y dominan las técnicas de su profesión pueden ser valientes, y cuanto mayor sea la suma de ese conocimiento y dominio, estos tendrán como correlato una mayor “dimensión de valor”. Conocimientos técnicos y de lo que significaría la ocurrencia de un percance gravísimo. 

Siempre se ha dicho que la sangre que pierde un torero, a consecuencia de una cornada importante, es la sangre “más valiente”,y la que queda en las venas del lidiador la menos valiente. Pongamos que ello es así, pues lo han afirmado muchos toreros que sufrieron percances muy graves, y demos por cierto también que únicamente tienen verdadero valor los toreros conscientes, para situarnos convenientemente y conocer así cuáles son los toreros en verdad valientes. Sin duda son aquellos que tienen un gran conocimiento y dominio de su profesión y que incluso siguen toreando después de haber sufrido uno o varios percances graves. Bueno seria para todos que se pudiera llegar a la cúspide de la valentía sin haber pasado por la dolorosa experiencia del percance importante; pero, que sepamos, este caso no se ha dado en la historia del toreo, profesión en la que el riesgo es consustancial.

Si reparamos en lo que hasta aquí llevamos dicho, y seguramente lo han podido comprobar en las plazas de toros, coincidirán con nosotros en afirmar que, efectivamente, el verdadero valor no puede estar en hacerle al toro las cosas alocadamente, sin ton ni son, sin saber qué es lo que se quiere conseguir, ni conocer cómo se hace lo que se intenta, y en tener la capacidad de recuperación suficiente para sustituir, sin dificultad aparente, esa sangre “más valiente”que los toreros pierden en todos los percances graves, y no temblar demasiado cuando se vuelvan a poner nuevamente frente al de los rizos.

A manera de conclusión, se puede afirmar entonces que a mayor conocimiento y dominio, menor peligro. Y a menor peligro, más valor consciente.

Tales premisas, hacen necesario que se plantee la cuestión de si ante el encaste “mayoritario” (impuesto por exigencia de las actuales figuras y sus apoderados en casi todos los ruedos del planeta taurino), se disminuye el peligro gracias al conocimiento y al dominio.
Pues, la respuesta es un rotundo NO, dado que es imposible someter y dominar técnicamente a ejemplares domesticados, obedientes, colaboradores, que prácticamente ya salen picados al ruedo, a juzgar por la escasa fuerza y poder a través de la cual evidencian su invalidez. Ahí donde se compone la figura, acompañando en lugar de templar y ligar las embestidas, difícilmente podremos estar hablando de aminorar el peligro en base al valor consiente. Ahí simplemente podemos hablar de faenas monótonas y preconcebidas desde el hotel, practicadas hasta el cansancio por el TIRINENE de turno; eso sí ante colaboradores oponentes con los cuales han desterrado de los ruedos la indispensable emoción y la exigencia del valor consciente, al punto de dar la impresión que eso que hacen repetidamente en los ruedos (un día sí y otro también) lo puede llegar hacer cualquiera de los aburridos mortales que acuden a una plaza de toros, en las que campea el taurineo de la fiesta circo.

Pocho Paccini Bustos  

domingo, agosto 04, 2019

BOGOTÁ: CORRIDA DE LA INDEPENDENCIA 2019 (Mondoñedo Vs Santa Bárbara)

En Bogotá, como en los reductos TORISTAS de Vic, Ceret, Parentís, Alés, Orthez, Cenicientos, Villaseca de la Sagra, Calasparra, también se lidia el TORO ÍNTEGRO y es en la Corrida de la Independencia que se lleva a cabo un año más en la plaza de toros de Puente Piedra, en la que la afición de América podrá presenciar un desafío ganadero entre Mondoñedo (Encaste Contreras) y Santa Bárbara (Encaste Nuñez y Domecq), dos de las más destacadas ganaderías colombianas. 
Pues muchos éxitos a los organizadores y a seguir defendiendo la seriedad de la fiesta que es lo única que garantiza la EMOCIÓN y nos libra de las monótonas figuras de oropel, del escalafón actual.
CAVADOR.Nº44.Castaño.Nacimiento: 06/05/ 2015
Marichuelo.Nº100.Castaño.Nacimiento: 23/03/ 2015
Fogonero.Nº383.Negro.Nacimiento: 14/01/ 2015                                      
Camarero. Nº967. Castaño.Nacimiento:13/05/ 2014
Ginete. Nº968.Castaño requemado.Nacimiento:11/05/2014
Manchego. Nº910. Jabonero.Nacimiento:09/12/2014

jueves, julio 11, 2019

REVISTA "CERRO DE SAN ALBIN" Nº 22, AÑO 2019.

Un año más con nosotros “Cerro de San Albín”. Revista para aficionados a la FIESTA INTEGRA Y COHERENTE, producida por Pedro García Macías y su gran equipo. 

sábado, mayo 11, 2019

"EL PASE DE LA ALEVOSÍA"

"Los principiantes copian a los toreros famosos. Hay ahora muy poco donde copiar lo bueno. En cambio, hay muchas figuras del toreo que torean rematadamente mal. Porque ponerse de perfil, dejar la pierna contraria atrasada y meter el pico de la muleta no puede llamarse torear. Eso es torear a medias. Abusar de la trampa por falta de vergüenza artística para afrontar el riesgo puede admitirse en una tarde de desgana, pero jamás como norma cotidiana en la carrera de un torero.
Este derechazo podrían firmarlo hoy El Juli, Roca Rey, Perera, Castella, Manzanares....
Roca Rey atropellando las reglas del buen torear para degenerar en una antiestética ventaja
Lo hemos visto reproducido hasta la saciedad en las informaciones gráficas de todas las ferias desde hace más de diez años. Es el pase de la “visagra desarticulada”, de las piernas rígidas. Es el pase de coger los toros cerca y llevarlos lejos. ¡Hay que ver la tinta que se lleva derramada sobre esto de "llevar los toros lejos”¡ ¡Hay que ver lo que se han cantado los "pases largos"¡ ¡Hay que ver cómo hemos picado en el anzuelo…¡ 
Porque lo importante no es "llevar los toros", ¡sino "traerlos"! Por mucho mérito que quieran concederle a "llevarlos" lejos, no debemos olvidar que cuando un torero se coloca cerca y está sin "adelantar" la muleta acaba de robarle al pase la parte más difícil y más meritoria. Porque la gran verdad del derechazo o el natural consiste en "dejarse ver" y esto hay que hacerlo citando con holgura, cuanto más lejos mayor mérito. Entonces, cuando el toro se arranca limpio, hay que adelantar la muleta y "traerlo". Esos dos metros que separan al toro de las piernas del torero hay que "recorrerlos" con mando cabal y con riesgo constante, porque al adelantar la pierna contraria quedan las ingles a merced del pitón. Y entonces surge la entrega grandiosa del valor al servicio del arte
Desde el momento que se pone la cadera casi en la pala y sale el "arvo" del brazo (prolongado por el pico de la muleta oblicua) a recoger la embestida, el pase, por muy largo que sea, será sólo un medio pase al que deliberadamente se le ha escamoteado todo el peligro de aguantar y someter al toro cuando el diestro le enseña el medio pechó en vez de la cadera. 
Yo no dudo en calificar el derechazo perfilero como el "pase de la alevosía", porque la alevosía es una agravante (¡vaya "perra jurídica" que he cogido últimamente!) en la que el delincuente trata de asegurar la agresión eludiendo toda posible defensa del agredido. Cuando el torero cita desde la pala del pitón o desde la tabla del cuello, me recuerda al individuo que se esconde detrás de una puerta para apuñalar a su víctima. Porque eso es el "pase perfilero": una puñalada alevosa a la verdad monda y lironda de dar el pecho y respetar las distancias. El torero perfilero se esconde "detrás del viaje" quedando fuera de la jurisdicción agresiva del toro
Ya dije que estos dos pases pertenecen a un principiante. No voy a ocultar el nombre porque junto a la censura vendía el elogio: Andrés Duque, químico metalúrgico en ciernes, que deja los libros para vestirse de luces. Estas dos fotografías corresponden a su segunda novillada vestido de luces en la Plaza de Bilbao. Andrés Duque, aprendiz de figura, aparece en una copiando a las figuras taquilleras, es decir, dando el "pase de la alevosía", pero en la otra está toreando: al menos lo intenta. En ese otro derechazo de la foto pequeña, el muchacho apunta el toreo verdadero. El novillo se arrancó fuerte y lo lleva toreado en el centro de la muleta y además hay clasicismo en la figura. Hay armonía de piernas con la derecha adelantada y el talón izquierdo levemente levantado. Es un derechazo que para firmarlo un gran torero sólo le falta estar un poco más de frente, pero por algo se empieza. (....)" (El énfasis es nuestro).
Pablo Aguado, el día que destronó al supuesto mesías del toreo: Roca Rey
                                                                                                                                                          Alfonso NAVALÓN
Fuente: Columna "Cara y Cruz" del Semanario gráfico de los toros El Ruedo. Nº 1071. Madrid, 29 diciembre 1964. AÑO XXI.

domingo, abril 21, 2019

Tauromaquia de Santiago Martín “El Viti”


A quienes viven su afición al toreo con la cara vuelta al ayer, presentamos esta selección de fotografías taurinas de Santiago Martín «El Viti» para que, quien sepa ver, vea, y quien desee comparar, compare.

El toreo del castellano —dentro de la escuela que abriera Domingo Ortega, pues sigue las normas de personalidad, dominio y armoniosa elegancia que la caracterizaron— alcanzó una hondura que raramente se ha alcanzado en el mundo de los toros.

Torero en profundidad, tampoco concedió anchura a su repertorio, que, como todos los toreros intensos quedó limitado a las suertes clásicas, que ejecutaba de manera tan perfecta como emocionante. Quien salió admirado una gran tarde de «El Viti» no hablará más que de sus verónicas, sus pases en redondo, la verdad de sus naturales, la gracia inesperada del afarolado ligado al de pecho. 

«El Viti» tuvo, pues, ese privilegio de los elegidos de llegar al corazón de los inteligentes con la misma intensidad que los más populares. Y esto solo lo consigue el arte de verdad, el más puro y el más clásico. Cuando éste se ejecutaba con valor frente a un toro de respeto, la emoción llegaba a las gargantas y nadie nos hablaba de monotonías, de rutinas, de los cien pases. Esta dialéctica que únicamente se puede emplear con los toreros no artistas, desprovistos de la llama creadora de la inspiración. Pero cuando cada pase —en intensidad, en hondura— era una auténtica invención artística no se parecia en nada, aunque estuviera ejecutado dentro de las más tradicionales y archisabidas reglas.

Este fue el secreto del toreo, del que «El Viti» fue uno de los más geniales representantes. Porque fue, diagámoslo claro, un auténtico torero de época.
         La elegancia en la verónica de "El Viti"
Con la emocionante pureza de lo clásico
Toreando a la verónica en profundidad
Ante el tercio final, a solas con la verdad.
Tercer momento: quebranto del toro 
Una idea destacada sobre todas: dominio
Suavidad en el pase en redondo de derecha
El trasteo por bajo para abrir faena
Inicia la trinchera: escuela castellana 
En el centro de la suerte, elegancia
Alargar el pase es secreto, llamado temple 
El vuelo de la muleta indica el fin de la serie
Con la derecha por alto. Y con mando
En la cumbre de la maestría y del toreo 
¿Es así como se cita ai pase natural? Sí, así es. 
El brazo extendido en un alarde mandón
Ayudando con la espada, ¿Qué viene Ahora?
El afarolado. Momento muy personal
Ligar es lo primero: sigue el de pecho
El viaje terminará cuando todo pase
En la Plaza de Quito, año 1972
Sometiendo a un fiero Miura 
Rematando el pase como debe ser, tras de la cadera
Firmeza de plantas y mando en el natural
No podia faltar en la Plaza de Acho, año 1963
Este es el estilo del magno estoqueador
Pocos han matado como lo hizo  "El Viti"
En la Plaza de Acho, año 1963
El culmen, la suprema suerte
Fuente: Fotos extraidas mayormente del semanario gráfico de los toros El Ruedo. Madrid, 02 de enero de 1964. Nº 1019, Año XXI.