EL EJE DE LA LIDIA

EL EJE DE LA LIDIA
"Normalmente, el primer puyazo lo toman bien los toros, y si ése fuera el único del tercio, todos parecerían bravos. En el segundo ya empiezan a dar síntomas de su categoría de bravura. Y es en el tercero donde se define de verdad si el toro es bravo o no. En el tercer puyazo casi todos los toros cantan la gallina, se suele decir". JOAQUÍN VIDAL : "El Toreo es Grandeza". Foto: "Jardinero" de la Ganadería los Maños, primera de cuatro entradas al caballo. VIC FEZENSAC 2017. Foto : Pocho Paccini Bustos.

lunes, septiembre 26, 2016

Revisión de la afición de Madrid


"¿A QUIÉN DEFIENDE LA AUTORIDAD?

Revisión de la afición de Madrid comparada con ella misma a través del tiempo, con Yolandez Fernández  Fernández- Cuesta.

Fuente: http://www.ivoox.com/tendido-sol-25-septiembre-2016-audios-mp3_rf_13052324_1.html

miércoles, septiembre 21, 2016

SOBRE EL TRAPIO


                                               TORITOS DE CASTA BRAVA

"....Los taurinos, del trapío de los toros, lo único que saben es que no existe. Los aficionados, sin embargo, poseen un criterio claro acerca de la controvertida cuestión".

Plaza de Valencia - 22 de marzo de 1992 - Sánchez-Arjona hermanos / Manolo Sánchez, Paco Senda, Angel de la Rosa.
Saltaban a la arena los novillos de Sánchez-Arjona y algunos eran diminutos, mientras otros no levantaban cuatro palmas del suelo, vamos, al decir. Fera sacaron casta brava y, además, tenían trapío. ¡Hola! ¿Toros diminutos y cuatro-palmos con trapío? De qué forma debe entenderse semejante contradicción?
Los taurinos dicen no entender ... Los taurinos, les hablas del trapío de los toros, y responden que, ése es el cuento del viejo mayoral. Los taurinos, del trapío de los toros, lo único que saben es que no existe. Los aficionados, sin embargo, poseen un criterio claro acerca de la controvertida cuestión. Es el caso de la Maestranza y de Las Ventas, cuyas respectivas aficiones, en la asignatura del trapío, son catedráticas.
El trapío es aquello que se ve y no se puede explicar. El trapío es como una aurora boreal en los Mares del Sur. Los aficionados, por ejemplo, cada vez que van a los Mares del Sur, a lo mejor no pueden describir lo que están viendo, pero lo reconocen de inmediato, y entonces señalan con el dedo el horizonte, afirmando: « ¡Eso es una aurora boreal, senores! ».
Con el trapío ocurre otro tanto. El año pasado, por San Isidro, sacaron unos toros que pesaban arriba de los 600 kilos, y la gente esperaba expectante su aparición. Una vez en el redondel, sin embargo, se sentía decepcionada. Y ya se levantaban los aficionados señalando con el dedo el producto cárnico, para denunciar solemnemente: « ¡Eso no tiene trapío, señores! ».
La única definición correcta de trapío se la reveló cierto aficionado veterano a sus amigos íntimos, un atardecer que se reunieron a conspirar taurinadas en el rincón penumbroso de un colmao madrileño. Lo que habló se refería a don Mariano Cañetillo, alto funcionario de la Administración del Estado, que era enanito. «¿ Vosotros habéis visto », decía el aficionado, «cuando don Mariano juega al póquer, y abre las cartas en la mana y, de repente, mira al jugador de enfrente por encima del abanico de naipes? ¡Pues eso es el trapío! »
Tal cual eran los toritos bravos de Sánchez Arjona.Débiles en el caballo, crecidos en banderillas, codiciosos y pautemos en la muleta, chiquititos y cuernicortos, en cuanto miraban por encima de los naipes ya estaban infundiendo respeto. (....)"Joaquin Vidal.

Notre complice Bastonito s'est livré à quelques recherches sur l'origine du terme de trapío. Ce mot apparait pour la première fois dans le dictionnaire de la Real Academia Española (RAE) en 1884 :

Ça parle des allures de ces dames et en matière taurine de la bonne volonté du toro de charger les leurres et de son bel aspect. Il est intéressant de noter que ce terme s'applique alors également au comportement en piste du toro.
C'est ensuite l'édition de 1899 du même dictionnaire qui modifie la première définition de la manière suivante:
Cette nouvelle définition voit apparaître la notion de voilure dont nous avons parlé précédemment. L'allure des dames est toujours citée et la notion taurine fait l'objet de deux alinéas, le premier mettant en avant l'aspect physique du toro.
56 ans plus tad, en 1956, la définition est à nouveau modifiée. La référence à la manière de charger du toro est cette fois totalement supprimée.
Dans la version actuelle du dictionnaire la seule modification vient du fait que la voilure est passée en queue de peloton dans la définition du terme.
Les recherches effectuées par Bastonito lui permettent d'affirmer que le terme de trapío appliqué à l'aspect du toro est en fait utilisé depuis au moins 1836 alors que sa première apparition dans le dictionnaire date de 1884. Affaire à suivre... sans doute :-)

sábado, septiembre 17, 2016

LA ESTOCADA Y SU EJECUCIÓN CORRECTA

EJECUCIÓN CORRECTA DE LA SUERTE SUPREMA
"A Fernando Lozano, en la última corrida de la temporada de Cartagena de Indias (Colombia) del año 1.989, no le dieron el trofeo a 1a mejor estocada, que bien se merecía, muy a pesar de haber entrado a matar a su primer toro, centrado y por derecho. Así lo pude corroborar, además de haber seguido en detalle su ejecutoria, al cerciorarme que la cruceta de la espada se mostraba perpendicular a la columna vertebral del toro y paralela a la arena (no rotada ni horizontal ni perpendicularmente), lo que acontece (rotación en ambos planos) por la posición forzada en la que queda la muñeca, cuando el matador, para minimizar el riesgo (aliviarse), se sale de la suerte, bordeando el pitón derecho del toro, antes de meter la espada en las carnes del toro.
De ahí que el plano donde queda alojado el estoque no quede paralelo al plano donde se encuentra situada la columna vertebral (ambos planos perpendiculares a la arena), sino que se cruzan formando un ángulo de unos treinta grados entre el uno y el otro; razón por lo cual, en algunos casos, la punta del estoque termina aflorando feamente por el costillar izquierdo del toro.
Retomando nuevamente el tema de la estocada de Fernando Lozano, además de sepultar totalmente el estoque, este se veía en todo lo alto, en la cruz, o sea, para este caso, al lado izquierdo de la intersección que forma la columna vertebral y la línea que secciona los omóplatos del toro, que es donde el torero expone más por encontrarse más lejos del pitón de salida, el derecho del toro.
La inclinación del acero también era la adecuada, unos cuarenta y cinco grados respecto a la horizontal. Pero, aunque el toro tardo un poco en caer, quizás porque el acero no seccionó en buena medida la aorta posterior, la suerte suprema, no me cabía la menor duda, se había ejecutado conforme a los cánones establecidos para el caso.
Sin embargo, había un detalle inusitado que me creaba cierta confusión en lo que a la correcta colocación del estoque se refiere: La cruceta, que se mantenía horizontal (no rotada en los planos antes reseñados), cuando el toro se encontraba en reposo y con las manos igualadas, semigiraba unos veinte grados a uno y a otro lado del plano horizontal, dando la sensación, que la empuñadura (cruceta y pomo), se encontraba suspendida en un medio gelatinosa que la hacia flotar, cuando el toro, en su agonía, pesadamente se desplazaba por la arena.

Era como si la espada en vez de encontrarse rodeada por un medio consistente, lo estuviera en un medio gelatinoso, en el que el acero podía semigirar con cierta holgura. A pesar de esta confusión, algo que tan solo había podido observar con anterioridad en dos ocasiones más, esos semigiros armoniosos y paulatinos de la cruceta, que antes que nada, irradiaban un enigmático resplandor de belleza, me daban la impresión de que con ello quisiera ratificarme, que sí, que la espada estaba correctamente colocada.

Pero, como comprobarlo, si sobre esto no había leído ni escuchado nada, siendo esta faceta, precisamente, lo que más me confundía; en especial, cuando todo lo que se relaciona con la verdadera estocada cualquiera que se lo proponga podrá encontrarlo un poco aquí o un poco allá, en este o en aquel libro.

Bueno, después de mucho reflexionar e investigar por mi cuenta sobre el asunto, por fin pude descifrar el enigma: En verdad, el estoque había quedado correctamente colocado, y la clave la daba, además de vérsele en su sitio, esos semigiros suaves y gelatinosos de la cruceta que se sucedían en los desplazamientos agónicos del toro.

El acero cuando queda colocado de acuerdo a las reglas establecidas, asumiendo que estas ya se cumplieron en la ejecución de la suerte, debe dejarse en el "hoyo de las agujas" o intersticio de los omóplatos, que es el espacio que forman la tercera y la cuarta costilla o la cuarta y la quinta, con uno de los omóplatos antes mencionados y la columna vertebral, ya sea al lado izquierdo, ya sea al lado derecho de toro.
Cuando la espada queda sepultada en uno de estos cuatro sitios, con la cruceta en la posición horizontal de reposo, como la parte más ancha de la hoja del estoque, por construcción está obligada a quedar, como la cruceta, en la misma dirección (horizontal a la arena), en la medida en que el toro se desplaza, la rotación que imprime el omóplato, paulatinamente cerrará y abrirá el intersticio correspondiente, lo que forzará a la espada, por la presión ejercida por esta parte ósea contra la hoja y esta contra la columna, a semigirar, a no ser que sea una estocada baja, en la que el estoque quede colocado entre el omoplato en mención y la parte exterior de las costillas del toro (Rincón de Ordóñez), que en caso de presentarse los semigiros anotados, no crearían el mismo efecto emocional ya descrito.

Y del movimiento gelatinoso ¿Que podría decirse?
Este se presenta cuando la espada en vez de quedar rodeada por músculos (cuello y otros), es soportada (caso de quedar localizada en uno de los cuatro intersticios ya reseñados) por las partes blandas del cuerpo del toro, como son el morrillo, los pulmones, que no deben ser perforados (estocada defectuosa que produce hemorragia bucal), y el paquete intestinal, entre otros órganos de similar consistencia. Lo que podría explicar la sensación de flotar de la empuñadura del estoque antes descrita.

Resumiendo, si el espada entra a matar centrado y por derecho ante la cara del toro, la cruceta debe quedar horizontal (sin rotar en ninguno de los dos planos referidos), a no ser que al rozar en hueso, esta sea desviada, o ya sea que el matador a propósito la haga girar a fin de acentuar el daño al toro, lo que seria un truco inadmisible. Pero, si además esta ha quedado en el lugar correcto, todo lo alto, la conclusión a la que se puede llegar, es que la cruceta semigirará en el plano horizontal, en la medida en que el toro, antes de que doble definitivamente sobre la arena, se desplace agónico por el ruedo.

lunes, septiembre 05, 2016

LA ALTERNATIVA DE JOSELITO : 28 - 09 -1912


"(....)
En el momento solemne entrega Rafael los trastos al chiquitín, y se emociona el gallinero.Empieza Joselito su primera faena de matador con un cambio a muleta plegada, que levanta una tempestad de aplausos. Otro natural y varios ayudados hacen juntar al toro las pezuñas, lo que aprovecha el neófito atizar un buen pinchazo. Cita a recibir en el segundo envite y acaba de una estocada algo caída , vaciando la suerte con un pase de molinete....."
zoom
Rafael el Gallo le da la alternativa a Joselito