EL EJE DE LA LIDIA

EL EJE DE LA LIDIA
"Normalmente, el primer puyazo lo toman bien los toros, y si ése fuera el único del tercio, todos parecerían bravos. En el segundo ya empiezan a dar síntomas de su categoría de bravura. Y es en el tercero donde se define de verdad si el toro es bravo o no. En el tercer puyazo casi todos los toros cantan la gallina, se suele decir". JOAQUÍN VIDAL : "El Toreo es Grandeza". Foto: "Jardinero" de la Ganadería los Maños, primera de cuatro entradas al caballo. VIC FEZENSAC 2017. Foto : Pocho Paccini Bustos.

martes, febrero 25, 2014

ALGUNOS PORQUÉS DE CARGAR LA SUERTE

Tauromaquia para postmodernistas.por Rafael Cabrera

Antonio Bienvenida   
Don Antonio Bienvenida, cargando la suerte. Ortodoxia, pureza, ética y estética del toreo

curro2bpuya
Curro Puya, “Gitanillo de Triana”, cargando la suerte en una verónica

38 Emilio Muñoz
Emilio Muñoz cargando la suerte en un soberbio derechazo
Algunos porqués de cargar la suerte”, por Rafael Cabrera. Artículo publicado en el blog “Recortes y galleos”:
“En un meditado estudio, titulado Elementos técnicos del arte de torear (en Tauromaquias vividas. Aula de Tauromaquia 8. Madrid, CEU Ediciones, 2011abordábamos el complejo asunto de cargar la suerte. Para ello, y con objeto de no centrarnos en nuestro propio parecer, traíamos a colación las palabras que diferentes tauromaquias y maestros han vertido sobre el tema. Así pues, no son ideas nuestras, sino de quienes -desde la práctica y la teoría- se han vestido de luces y han alcanzado el grado de Maestro. Critiquen pues, quienes de ustedes no estén de acuerdo con los asertos vertidos, a Paco Camino, Antonio Ordóñez, Rafael Ortega, Domingo Ortega, Marcial Lalanda, o Antoñete (cuyas palabras presiden este blog, por cierto), entre otros muchos a los que podríamos citar. No es pues una elucubración más de un aficionado más o menos práctico, sino las opiniones de quienes han alcanzado la maestría en el arte de torear, de forma indiscutible.
El estudio es mucho más amplio de lo que ahora les reproducimos, pero permítanme resumirles los siguientes párrafos: 
     Rafael Ortega. Imagen de su tauromaquia

Rafael Ortega, uno de los diestros que más cosas interesantes ha dicho en los últimos tiempos, es claro al respecto: “Todo toreo es bonito y bueno, lo mismo toreando de frente con los pies juntos que haciéndolo con el compás abierto. Sin embargo, en mi con­cepto lo más puro es dar medio pecho, con el compás abierto lo justo -ni mucho ni poco- para cargar la suerte apoyando el peso sobre la pierna con­traria” (José Luis RAMÓN,Todas las suertes por sus maestros, Espasa, Madrid, 1998, pág. 261). (…)
Pero el concepto sigue vigente en la tauromaquia actual, e incluso ha sido la base para el toreo de figuras como Paco Camino, que ha llegado a afirmar que “Hay una secuencia muy clara: cuanto más lejos se cogiese al toro, y cuanto más lejos se le dejase, mejor que mejor. La au­sencia de verticalidad implica que el torero, al ejecutar un natural, se en­cuentre vencido (incluso podríamos decir que un poquito echado hacia adelante) en la dirección en la que está embistiendo el toro. Es decir, su figura está levemente inclinada hacia el lado y sobre la pierna en la que se está cargando todo el peso de la suerte” (José Luis RAMÓN, Todas las suertes por sus maestros, Espasa, Madrid, 1998, pág. 256). (…)

Joselito el Gallo, cargando la suerte a la verónica al toro de Santa Coloma al que le cortó la primera oreja de la historia de la Maestranza
Cargar la suerte
Pero sigamos con otro de los aspectos verdaderamente importantes a la hora de valorar el mérito de un lance, o de subrayar ese componente ético que debiera estar presente en el mismo. Cargar la suerte. Cargar, no sólo supone adelantar la pierna correspondiente a la mano con la que se cita al toro –o moverla hacia el camino que ha de seguir éste-, obligándole así, al haber ganado terreno el diestro, a realizar una trayectoria todavía más forzada de lo que su embestida natural le obligaría, sino también a apoyar el peso del cuerpo sobre la misma. El notable escritor y crítico,Pepe Alameda, afirmaba al respecto de diestros que el viera cargar ortodoxamente la suerte: “Con el pie del cite adelantado se colocaba el portugués Manolo dos Santos y también en sus principios Paco Camino, que ligaba extraordinariamente el toreo en redondo, sobre todo con la izquierda, y Manuel Benítez «El Cordobés», y varios toreros mexica­nos, muy notoriamente Manuel Capetillo y Manolo Martínez” (El hilo del toreo, Espasa, Madrid, 1989, págs. 127 y ss.). (…)
Vayamos por partes. En primer lugar, al adelantar la pierna de la mano del cite, se le gana terreno al toro. La pierna pasa a ocupar un espacio por el que habría de transitar la res momentos después, y por ello, el diestro se obliga a sí mismo a forzar –de nuevo y todavía más- el recorrido que ha de llevar el toro durante el lance, desviándolo aún más de esa embestida recta, paralela, o con un amplio radio de curvatura, que seguiría si no fuera sometido a los vuelos de capote o muleta. Si, ya al citar con la muleta por delante, se obligaba al toro a describir una curva para evitar con ello el cuerpo del espada, ahora, al adelantar la pierna sobre el terreno del toro, se le obliga todavía más a recorrer una curva más pronunciada en torno al lidiador.
El momento en el que debiera adelantarse la pierna se discute en varias de las tauromaquias consultadas, o más que discutido, se apuntan diferentes momentos. Hay quien afirma que la pierna debiera adelantarse en el momento de realizar el cite, y, sin embargo, otros afirman que la pierna debiera adelantarse en el momento en que el toro resulte embarcado. ¡Qué duda cabe que, siendo el momento del embarque posterior al del cite, mayor mérito tiene adelantar la pierna y cargar la suerte cuando se embarca definitivamente al toro en el engaño! Al adelantar la pierna, en ese momento y no antes, el espada tiene menos tiempo y probablemente menos recursos para conseguir desviar la trayectoria del animal, mientras que, por el contrario, dispone de unos instantes preciosos para poder corregir y modificar la trayectoria del toro, mediante el movimiento de la muleta o del capote, si se cargó la suerte al provocar esa misma embestida.
Pero, como decíamos, cargar la suerte no estriba tan sólo en adelantar la pierna de la mano del cite sobre el terreno que ha de ocupar el toro a continuación, sino que también consiste en afianzar el peso del cuerpo del espada sobre esa misma pierna. Al apoyar el peso del cuerpo sobre ese pie, el espada queda, hasta cierto punto, inmovilizado y clavado en ese terreno donde residen las virtudes máximas del toreo. Se disminuye con ello la posibilidad de que pueda, fruto del temor, de las dudas, o incluso de una embestida destemplada o descompuesta del animal, rectificar el terreno “echando la pata atrás”, como suele decirse en el argot taurino.

Marcial, cargando la suerte en una gaonera
Así que, no sólo se gana terreno y con ello queda clara la posición dominante del valor, la inteligencia y la técnica del matador, sino que también existe menor capacidad para la rectificación, la retirada o la huida, y se obliga al astado a seguir una trayectoria mucho más forzada, y por ende mucho más toreada, en torno al cuerpo del espada. Ello obliga, en definitiva, a mandar mucho más sobre la embestida de su oponente, de ahí que el mérito y el valor que suponemos al diestro que lo ejecuta sea superior al de aquel de hurtar la pierna, esconderla o retrasarla, cuando llega el toro a su jurisdicción.
Y, sin embargo, es vicio corriente el que hoy retrase el matador esa pierna que debería adelantar y cargar, cediendo así su terreno al toro, cediendo así parte de la ética del lance, y permitiendo que el toro siga un recorrido mucho menos obligado y forzado que de otra manera, con el único objeto de ligar. Al retirar esa pierna el lidiador, es verdad que al toro se le obliga mucho menos, que va más cómodo y no tan forzado, porque sigue una trayectoria más rectilínea o en todo caso con un radio de curvatura superior, pero no lo es menos que en un arte como el de la tauromaquia, en el que un hombre se enfrenta a una fiera en arriesgada pero valerosa lid, el retroceder, como sucedería en cualquier batalla, es un hecho vergonzoso que sólo debería quedar relegado a casos de verdadero apuro, cuando el toro se venza o se ciña al espada en demasía. No obstante, parece práctica habitual en los tiempos que corren que, con objeto de ligar mejor los muletazos, el espada pierda ese terreno. Esto es, que no sólo no adelante la pierna ganando el mismo y cargando sobre ella la suerte y el cuerpo, sino que la retrase en práctica constante para ir cediendo terreno al toro y conseguir ligar así una serie de derechazos o naturales. Todo ello lo aplaude el público, es cierto, pero no es menos verdad que la ética y el riesgo que asume el lidiador es notablemente inferior al que se produce cuando se carga la suerte, adelantando la pierna de la mano del cite. Por otro lado, dado que el espada reconsidera su posición constantemente, casi nunca suele estar bien colocado en el siguiente lance y, una de dos, o bien cita absolutamente descolocado, o le deja la muleta en la cara, sin terminar de rematar el pase, para hacerlo girar en su derredor, sin pasarse nunca los pitones por la faja, cual de si de un eje de peonza se tratara.
Por el contrario, cuando se carga la suerte, el toro ha de describir todavía una curva más pronunciada que la que, de por sí, trazaría cuando la muleta le embarcase por delante del cuerpo del lidiador, al haberse producido el cite en las circunstancias más ortodoxas. Y al desviarlo todavía más de su trayectoria natural, ¿no tendrá más mérito el lance llevado a cabo? ¿No será aún más valeroso y técnico el pase? Y, sin embargo, cuántas veces se aplaude precisamente lo contrario, ¡vivir para ver!
Y como al principio de este epígrafe citábamos a Pepe Alameda, no nos resistimos ahora, tampoco, a traerlo a colación para que, en parte, se desdiga y ahonde en el concepto de la suerte cargada, mencionando la corrida de los siete toros de Martínez toreada por Joselito en Madrid, en 1914: “Cuál no sería mi asombro al ver de pronto que Gallito citaba con la muleta en la izquierda y, en vez de mandar al toro hacia afuera, lo hacía venir por su línea natural, sin «expulsarlo»; reunido hacia su pierna izquier­da, que permanecía fija sobre supunto de apoyo inicial. Luego, José llevaba la muleta atrás, para marcar el viaje en redondo. Y, una vez consumado el pase, sin quitar la muleta de la cara y sin mover de su sitio aquella pierna izquierda -la pierna «eje»-, volvía a tirar del toro y repetía la suerte, logran­do el toreo en redondo”(José ALAMEDA, op. cit., pág. 179). Con ello, no hace sino recalcar dos cosas: primero la importancia de la cargazón del peso del cuerpo sobre la pierna de entrada, fija en su terreno, inmóvil; y segundo que para ligar no es necesario atrasar la pierna cargada, sino que “la pierna eje” permanece en su lugar, afianzada sobre el terreno conseguido, para, al generar el lance siguiente volver a volcar el peso del cuerpo, como lo hizo en la primera ocasión, sobre la misma. (…)
Otros mucho más ortodoxos, como Rafael Ortega, han sido explícitos en sus comentarios: “Hay que colocarse a la distancia adecuada, y desde ahí traerle en­ganchado, citando con la voz y con la muleta, echar la pierna delante para cargar la suerte, muy despacio y prendido para, finalmente, rematar el pase detrás. No hay que llevarse la muleta al costado, porque entonces lo que le pegas es medio pase” (José Luis RAMÓN, Todas las suertes por sus maestros,Espasa, Madrid, 1998, pág. 261). (…)
El cargar la suerte pese a que muchos se lo atribuyen directamente a Juan Belmonte, también es un concepto que pasa más allá de los dos siglos de vida. Se encuentra perfectamente detallado en la tauromaquia de José Delgado publicada en 1796, y desde entonces se ha repetido de manera habitual en la mayor parte de las tauromaquias escritas. Es verdad que, una cosa es mencionarlo en un texto escrito, y otra, como siempre, llevarlo a la práctica. Probablemente con Juan Belmonte se pusiese, no ya de moda, sino en práctica habitual con aquellos toros que por aquel entonces lo permitían, y que tanto Domingo Ortega, como Rafael Ortega, o Marcial Lalanda, por citar tres de las más importantes tauromaquias contemporáneas, lo subrayan como componente imprescindible del lance, imponiéndolo como requisito imprescindible en el buen toreo. Otro de los defensores de la cargazón, entendiéndola en su doble acepción, de adelantar la pierna y volcar sobre ella el peso del cuerpo, ha sido el madrileño Antonio Chenel, Antoñete: “El natural, uno de los pases más puros y fundamentales, es un per­fecto resumen de mi manera de entender el toreo: en él hay que avanzar la pierna contraria, dar el pecho al toro, adelantar la muleta y, finalmente, lle­varle atrás lo más despacio posible”, y añade más adelante “No haría falta decir que al echar la pierna adelante te obligas a cargar el peso del cuerpo en el muslo izquierdo, produciéndose en este momento un cambio ya que antes, en el cite, todo el peso se había cargado sobre la derecha. Lógicamente, tienes que meter los riñones” (José Luis RAMÓN, Todas las suertes por sus maestros, Espasa, Madrid, 1998, pág. 252). (…)
Tauromaquia contemporánea: Domingo Ortega
Y así, fruto de una conferencia pronunciada en el Ateneo de Madrid, el 29 de marzo de 1950, surgirá El Arte del Toreo de Domingo Ortega (Madrid, Revista de Occidente1950; aunque para la ocasión hemos utilizado la edición de Valencia, Diputación Provincial de Valencia, 1985). (…)
Una buena parte de la culpa de no ver torear se encuentra, y es su opinión aunque yo la comparta en buena medida, en que “los aficionados… no han sido consecuentes en sus convicciones, probablemente porque han sido partidarios de las personalidades de los toreros, pero nunca, o casi nunca, conscientes de las buenas normas de practicar el arte” (pág. 13).
Y es que, en su opinión, “Los aficionados tienen mucha culpa por no haber seguido fieles a las normas clásicas: Parar, Templar y Mandar. A mi modo de ver, estos términos debieron completarse de esta forma: Parar, templar, Cargar, y mandar; pues posiblemente, si la palabra cargar hubiese ido unida a las otras tres desde el momento en que nacieron como normas, no se hubiese desviado tanto el toreo” (pág. 15). Véase como Domingo Ortega, por caminos diferentes, llega a postular los elementos del toreo tal y como se hiciese antes en tantas ocasiones, desconociendo, eso sí, que el cargar la suerte estaba ya postulado casi desde sus mismos inicios, desde la tauromaquia de Pepe-Hillo. “Sin cargarla suerte, no se puede mandar, y, por lo tanto, en este término iban incluidos los dos”, añadirá a continuación en detalle muy apreciable. Y explicará su significado en las siguientes palabras: “Cargar la suerte no es abrir el compás, porque con el compás abierto el torero alarga, pero no se profundiza; la profundidad la toma el torero cuando la pierna avanza hacia el frente, no hacia el costado” (pág. 15). Cargar la suerte, por tanto, es adelantar la pierna de la mano del cite ganando terreno al toro, poniendo sobre ella el peso del cuerpo de manera que impida retroceder, que el mérito del lance sea mayor porque hay que desviar aun más la trayectoria del toro. En estos tiempos que tan frecuente es el toreo de perfil, con el compás muy abierto en ocasiones, y donde la pierna de la mano del cite se separa hacia atrás para alargar el pase, pero en definitiva retrocediendo, ¡cómo resuenan las palabras de Domingo Ortega en la conciencia del buen aficionado! (…)
De un Ortega a otro, Rafael, el tesoro de la Isla
Años más tarde, y fruto de la meditada actividad de otro diestro singular, Rafael Ortega, uno de los más grandes lidiadores y estoqueadores del siglo XX, vería la luz otra obra imprescindible en el panorama de las tauromaquias contemporáneas. Se trata de El Toreo Puro, una sentida y espontánea charla en torno a la autenticidad y las bases del arte de la tauromaquia (utilizo la edición de Valencia, Diputación Provincial de Valencia, 1986)… Se trata, por tanto, de una obra nacida y concebida en las dos últimas décadas del siglo XX, y por ello con el telón de fondo de la más palpitante actualidad del toreo, algunos de cuyos diestros siguen placeándose por los cosos de este mundo. (…)
Su concepto del toreo, en buena medida, está ligado al del maestro de Borox: “Citar, parar y mandar. Se le echa al toro el capote o la muleta para adelante, y es el cite. Luego, usted para al toro. Y luego, usted lo manda, lo lleva y lo despide. Yo sé que en la tauromaquia de Belmonte se dice: parar, templar y mandar, y también sé que Domingo Ortega añadió: parar, templar, cargar y mandar, que es lo que da mayor pureza al toreo. Pero para mí es importante algo previo, citar, o sea, echarle el trapo para adelante al toro. Llamarlo con la muleta quieta no es citar. También es malo llamarlo con la zapatilla. El torero que lo da no es buen torero porque eso es robar el pase, es la muleta la que tiene que adelantarse y citar. Así que lo que yo veo, para hacer el toreo puro, es esta continuidad: citar, parar, templar y mandar, y a ser posible cargando la suerte” (págs. 39-40). (…)
Y sin embargo vean que claramente explica la importancia de un lance como la gaonera: “Por el contrario, sí “he sentido” el echarme el capote a la espalda, que ahora no lo hace nadie [escribe en 1986, cuando el lance era excepcional]; ese es un toreo también muy puro, porque yo me echaba el capote a la espalda,citabaechaba la pierna para adelante y cargaba la suerte, así que era un toreo de más exposición, pues tiraba del toro con medio capote como si estuviese toreando con la muleta [pero con el toro vivito y coleando]” (pág. 43).
Y dentro de su concepción artística de los lances no podía faltar la descripción de la verónica: “La verónica pura, la que rompe y domina al toro, es la que se da con las manos bajascargando la suerte y ganándole terreno al toro. El toro tiene más fuerza que tú, y si no comienzas a dominarlo con el capote, como digo, se te impone, y el torero va a la deriva… Así que a los toros yo procurabaligarles la verónica honda, con el capote recogido, cargando la suerte y arrastrándolo, para que el toro humillara” (págs. 43-44). (…)
“Como ya he dicho antes, el torero tiene que dominar siempre al toro, pero llevándolo largo; el torero que se va a la oreja del toro, para castigarlo, no torea” (pág. 47). Y añade: “El pase debe darse,cuanto más largo mejor, pero con cite y con remate, y quedándose uno colocado para ligar el siguiente. El toro tiene que venir humillado, metido en la panza de la muleta y con la suerte cargada. La mayor parte de los toreros lo que hacen es descargar: tú citas por un lado o por otro y, en vez de echar para adelante la pierna contraria, lo que haces es echar la otra para atrás; y eso no es cargar, es descargar. El toreo bueno es aquel en que cargas la suerte y apoyas el peso sobre la pierna contraria; y la última parte del pase ha de permitir que el toro te deje colocarte de nuevo sin modificar el terreno, pues lo más clásico y lo más puro es que, en la faena, cuanto menos andes, mejor” (pág. 47). (…)
Marcial Lalanda, dictando, también era el más grande
Contemporánea a ésta, aunque nacida de una más prolongada trayectoria vital, es otra tauromaquia escrita –más bien dictada- por otro matador de toros universal: Marcial Lalanda del Pino. Marcial se la dictó a nuestro buen amigo Andrés Amorós, que supo darle la forma literaria adecuada. Conste que en el proceso previo, Marcial mantenía con nosotros, cuando éramos jóvenes aficionados, largas charlas sobre el toreo, donde pudimos escucharle muchas de las cosas que resumiría en su tauromaquia, incluso invitándonos a ayudarle en la labor de redacción. (…) La Tauromaquia de Marcial Lalanda vería la luz en1987, en la editorial Espasa Calpe (manejamos la de Madrid, Espasa Calpe,1988; Colección La Tauromaquia nº 11).
Para Lalanda un concepto básico de la tauromaquia en esa pequeña recta final del siglo XX, es el de ligar. Pero, aclarará “No hay que confundir ligar los muletazos con dejar el engaño, tapando la cara al toro. Ligar una suerte con otra supone terminarla, de una a otra. Mucha gente lo confunde, pero no es lo mismo” (pág. 75). Y añade nuevos conceptos: “Cada lance tiene su distancia justa, para que el toro tenga su acometida. A partir de ahí el torero ha de parar,templarmandar y cargar la suerte. Incluso una serie de pases no debe confundirse con esa noria en la que el toro no ve lo que embiste y el torero ha citado y está situado en la pala del pitón. Debe estar de frente o un poco oblicuo, pero a la distancia precisa” (pág. 75). Comentarios muy interesantes para evaluar el mérito de los espadas modernos, como el que añade a poco: “Con frecuencia vemos ahora cómo el toro da un paso o dos, nada más, y se queda en la misma tripa del torero, con el pitón a tres dedos de él, pero fijo en la muleta, que tiene a treinta o cuarenta centímetros. Y es a la muleta a la que embiste, claro. El toro acude al movimiento o al ruido” (pág. 76), en clara crítica a arrimones absurdos. Y es que, a su juicio, “este toreo encimista es uno de los grandes males de la forma actual de interpretar el toreo, sin duda, porque desvirtúa la pureza de la Fiesta. Quizá ese ha sido uno de los secretos del éxito de Antoñete, aparte de su gran calidad: muchos espectadores han descubierto la emoción que supone llamar al toro de lejosdarle su distanciaverle venir,aguantarledarle la salida adecuadamente. Para muchos nuevos aficionados, resultaba, por desgracia, algo insólito” (pág. 76). E insiste: “el encimismo suele ir unido al parón, a torear en la pala del pitón, al toreo paralelo” (pág. 78). Y junto a ello defiende, junto a su gran amigo Domingo Ortega, el cargar la suerte, “absolutamente fundamental”, nos dirá, y se lamentará de lo contrario: “Hoy, por desgracia, lo habitual es lo contrario: descargar la suerte, echar la pierna atrás” (pág. 76).
Mucho más se podría traer a colación, pero con lo expuesto en ese trabajoElementos técnicos del arte de torear, creo que por el momento es más que suficiente. Muchas gracias.”
Magistral lección de tauromaquia. Muchas gracias a usted, Don Rafael.
Fuente : http://malagatoro.blogspot.com/2012/05/tauromaquia-para-postmodernistas.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario