EL EJE DE LA LIDIA

EL EJE DE LA LIDIA
"Normalmente, el primer puyazo lo toman bien los toros, y si ése fuera el único del tercio, todos parecerían bravos. En el segundo ya empiezan a dar síntomas de su categoría de bravura. Y es en el tercero donde se define de verdad si el toro es bravo o no. En el tercer puyazo casi todos los toros cantan la gallina, se suele decir". JOAQUÍN VIDAL : "El Toreo es Grandeza". Foto: "Jardinero" de la Ganadería los Maños, primera de cuatro entradas al caballo. VIC FEZENSAC 2017. Foto : Pocho Paccini Bustos.

domingo, julio 24, 2016

SIXTO VÁZQUEZ: LAS VENTAS 31 DE JULIO DE 1955

  1. LAS VENTAS 31 DE JULIO DE 1955
"Y sin dejarlo llegar al peto colocó la vara en lo alto" Fotos Cifra Gráfica

Escrito por Barico 
Fuente: Semanario gráfico de los toros El Ruedo. Año XII. Madrid 4 de agosto de 1955. N°580


Así lo escribió Joaquín Vidal Vizcarro, en su libro El Toreo es Grandeza:
"Por la decada de los cincuenta llegó a España el matador mexicano Jaime Bravo, que traía de picador a su paisano Sixto Vázquez. Si poco conocido era el matador, el varilarguero era un desconocido absoluto y nadie reparó en él. Hasta que hizo la suerte de varas. La revelación fue en Las Ventas. Primero había que verle cabalgar, dominando la montura con técnica de jinete consumado y evolucionando con torería. Citar después, un tanto terciado el caballo, que adelantaba exponiéndolo por los pechos. Cuando se arrancaba el toro, Sixto Vázquez se inclinaba adelante, se dejaba caer lateral, la vara en ristre, y adelantándola a la extensión natural del brazo, recibía la embestida hundiendo la puya en el morrillo. Pero, al tiempo volvía el cuello del caballo para librarlo del hachazo y con ese leve giro, más la fuerza de su brazo, empujaba al toro hacia fuera de la suerte y prácticamente lo dejaba en los vuelos del capote que el matador presentaba para el quite.Dicen que la suerte de varas no gusta al público. En efecto, no gusta la suerte que se hace mal, pero la de Sixto Vázquez - y la de algunos excelentes varilargueros que aún quedan-, sobre gustar, entusiasmaba; ponía al público en pie, y engrandecía el tercio, que adquiría una emoción y una belleza máximas. Concluida la lidia, Sixto Vázquez hubo de dar la vuelta al ruedo, y dio otras vueltas al ruedo en premio a sus actuaciones , tanto en LasVentas como en otras plazas."

1 comentario:

  1. La falta de bravura,fuerza y pujanza en el toro actual no deja disfrutar de tan hermosa suerte fundamental de la tauromaquia.
    M.D.S.Jax.

    ResponderEliminar