EL EJE DE LA LIDIA

EL EJE DE LA LIDIA
"Normalmente, el primer puyazo lo toman bien los toros, y si ése fuera el único del tercio, todos parecerían bravos. En el segundo ya empiezan a dar síntomas de su categoría de bravura. Y es en el tercero donde se define de verdad si el toro es bravo o no. En el tercer puyazo casi todos los toros cantan la gallina, se suele decir". JOAQUÍN VIDAL : "El Toreo es Grandeza". Foto: "Jardinero" de la Ganadería los Maños, primera de cuatro entradas al caballo. Corrida Concurso VIC FEZENSAC 2017. Foto : Pocho Paccini Bustos.

domingo, septiembre 24, 2017

CAGANCHO EN ALMAGRO


"(...)La faena de este torero incomprensible es un espectáculo lamentable. Huye ante el toro, pincha como puede y donde puede, agujereando al bicho por todas partes, presa en todo momento de un pánico indescriptible. La bronca es ensordecedora. Suena un aviso, y Cagancho, harto de pinchar, toma la barrera, e intenta marcharse (...)"

Almagro 25, 7 tarde. Segunda corrida de feria, con toros de Antonio Pérez Tabernero, para Márquez, Rayito y Cagancho. Entrada regular. En los palcos se ven hermosas mujeres, con la clásica mantilla de madroños y claveles en el pecho. Hay gran expectación por ver a Cagancho y han llegado trenes de Ciudad Real atestados de aficionados.
Primero. Pequeño, de gran cornamenta. Se aplaude un quite de Márquez. Pacomio coloca gran, par. (Aplausos.) Márquez hace faena breve, y despacha al bicho de dos medias y una delantera. El presidente le llama a su palco, amonestándolo.
Segundo. Negro. Sale con muchos pies.
Rayito veroniquea por ambos lados, terminando con una gaonera de frente (Aplausos.) Los palitroqueros oyen pitos, excepto
Bombita IV. Rayito hace faena inteligente,
sobresaliendo dos pases de pecho y varios
naturales. Perfílase y señala un pinchazo;
arrea una estocada saliendo el sable por los bajos. (Pitos.) Y al quinto intento descabella. (Pitos.)

Tercero. Colorao, bragao y recogido de cuernos. Cagancho emplea varios telonazos al recogerlo, pero sin exposición; luego, en un quite, sale apurádiilo. Hay un puyazo monumental de Catalino. Rafaeliílo y Guerrilla palitroquean bien. Cagancho sufre_ en el primer pase una colada. Muletea aliñado y distanciadísimo, empleando pases sin ligar. Entre una bronca, da un pinchazo echándose fuera descaradamente; otro igual; otro. (Monumental bronca.) Otro cuarteando feamente; otro. (Gran escándalo.) Otra puñalada; cinco intentos de descabello por Cagancho. (Enorme bronca.) Guerrilla apuñala al toro a la primera.
Cuarto. Negro, buen mozo y burriciego. Márquez, en vista de ello, se niega a torear y hay conferencias con el presidente. (Bronca.) Vuelve la cuadrilla a la plaza, pero el toro, naturalmente, sigue siendo burriciego. (Lío y bronca.) El presidente ordena que el bicho sea fogueado por manso. El toro se arregla con el tueste. Márquez empieza con un pase sentado en el estribo. (Aplausos.) Muy valiente, da tres monumentales pases de pecho, dos molinetes, y, clavando la rodilla en tierra, pasa tres veces al cornúpeto; la faena es grande; perfílase el diestro y atiza media estocada en todo lo alto, y al primer intento descabella. (Gran ovación.) 

Quinto. Negro. Hay cuatro verónicas valientes de Rayito. En quites se lucen los tres maestros, aunque hay un poquito de abucheo para Cagancho.
Rayito, después de brindar en el centro de la plaza, hace una faena valiente y lucida, y termina con una contraria y un des- cabello. (Ovación, oreja y rabo.)
Sexto. Grande y con buenas defensas. De salida siembra el pánico entre la torería. Cagancho huye, y el público protesta ruidosamente. Mal picado y peor banderilleado, pasa a manos de Cagancho.
La faena de este torero incomprensible es un espectáculo lamentable. Huye ante el toro, pincha como puede y donde puede, agujereando al bicho por todas partes, presa en todo momento de un pánico indescriptible. La bronca es ensordecedora. Suena un aviso, y Cagancho, harto de pinchar, toma la barrera, e intenta marcharse. El público le apostrofa. Rayito descabella, y Cagancho es conducido a la cárcel, en medio de una gritería inenarrable.
No puede darse nada más vergonzo.
ABC. Viernes 26 de agosto de 1927.
Seis toros de Antonio Pérez Tabernero. Márquez, Rayito y Cagancho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario