EL EJE DE LA LIDIA

EL EJE DE LA LIDIA
"Normalmente, el primer puyazo lo toman bién los toros, y si ése fuera el único del tercio, todos parecerían bravos. En el segundo ya empiezan a dar síntomas de su categoría de bravura. Y es en el tercero donde se define de verdad si el toro es bravo o no.-En el tercer puyazo casi todos los toros cantan la gallina- se suele decir". JOAQUN VIDAL VIZCARRO: El Toreo es Grandeza.

miércoles, abril 05, 2017

EL INCLUSERO Y EL MONAGUILLO, A EXAMEN

INCERTIDUMBRE DEL BRINDIS.—El Inclusero —al que tenemos ganas de dejarle de llamar asi— tenia la incertidumbre del brindis, para el día de su alternativa. Le decían: "Si brindas a la Fallera Mayor, te olvidará; brinda al público, que no lo olvida. Y a Ordóñez, que lo vas a encontrar muchas veces y es tu padrino..." En la intimidad del torero, el momento del brindis puede tener gran importancia.
(Foto Montes.) 
ANTES Y DESPUES DE  DOS ALTERNATIVAS 

Es interesante el torero como tipo humano. Este hay que deducirlo de su modo de actuar más que de lo que hablan con los periodistas. Por regla general, los toreros que empiezan no se confian con los entrevistadores y solamente quieren salir del paso y quedar bien con los lectores, a través de unas respuestas cuyo cliché conocen —por viejos— sus apoderados y banderilleros de confianza. De todos modos, chispea en ellos la personalidad en ocasiones, siquiera éstas sean pocas.
Coyuntura especialmente favorable esta de la alternativa. Conjugar las ilusiones de antes y después de la ceremonia es interesante. Y por eso traemos las declaraciones —coincidentes en ilusión— de los primeros toricantanos de la temporada. 

LOS QUE ASPIRAN A LLEGAR
EL INCLUSERO, HIPNOTIZADO
Gregorio Tébar «El Inclusero», otro nuevo matador de toros. También es noticia de la última semana. Pero lo que muchos ignoran es que el diestro se pasó casi toda la mañana del día de su alternativa muy pensativo, casi sin hablar con nadie, 
soltando algunas veces frases a «medio hacer». Estaba como hipnotizado.
—¿Sabes lo que te juegas?

—Sí. Yo y los míos... ¿Quién ha venido?

En Valencia estaban los «incluseros» de Granada, los «incluseros» de Palma y un montón de autobuses alicantinos con «incluseros» dentro...
—¡Qué largas se me hacen las horas! ¿Qué hora es?
Goyo Tébar preguntaba como «ausente», mirando por la ventana del Astoria, como un niño en su primera comunión...
—Bueno; allí lo decidiré... —¿El qué?
—Sí; lo de brindar. El primero, al público: el segundo, a Ordóñez,
—Sí; claro. Porque la fallera mayor te dará un regalo, pero pasado mañana no se acordará de ti. El embajador también te hará otro regalo, pero se irá algún día... Ordóñez está ahí, en tu camino...
—¿Cómo se llaman mis toros?
—«Hiroshima» y «Dinástico». El primero es negro, chaparro, si se dice así. Tiene cara de gato bueno...
—¿Cómo?
—«Hiroshima», donde murió tanta gente, Goyo...
—¡Ay, Dios mío! iDios mío! ¿Sabéis algo de mi tío? Creo que mi familia, los de mi barrio, han venido todos... Y Corbelle, Chocolate. Barajitas, Chanito y Carrillo... iAy, Dios mío!
A las cuatro y cuarenta y cinco de la tarde el chico de La Florida ya era torero con cuatro naturales y uno de pecho. Y El Pipo susurraba bajo la barrera de Orson Welles, al lado de Alejo Bonmatí:
—Aquí hay torero.
Cortó una oreja. Se lo llevaron a hombros al final. En el hotel lloraba de alegría. Pero ya no estaba hipnotizado:
—¡Gracias, Dios mío; gracias!
—¿Y ahora, qué?
—Nunca os defraudaré. Me la jugaré todas las tardes. Os doy m i palabra...Y seguía llorando. ¡Llorando de alegría el nuevo matador de toros!...

EL MONAGUILLO, DECIDIDO
Ya es sabido que desde el día de San José, Andrés Torres «El Monaguillo» dejó el escalafón de la novillería para pasar a ser matador de toros y que actuó de padrino Paco Camino, y de testigo, Andrés Vázquez. Pero, ¿cómo han juzgado éstos al nuevo diestro después de la corrida de su doctorado, en la que cortó una oreja? De esta forma;
Poco Camino. — «Esta ha sido la octava alternativa que he dado. Con las siete primeras no he tenido suerte. Mis ahijados, hasta ahora, no han cuajado como figuras. La verdad es que tenían poca fuerza. Pero El Monaguillo es otro cantar. Este sí que puede ser figura. en mi opinión coinciden muchos aficionados. Habrá que tener cuidado con él. Este es de los que vienen apretando, dispuesto a quitarle a uno el pan...»
Andrés Vázquez. — «Andrés Torres ha llegado a la alternativa plenamente cuajado y posee condiciones más que suficientes para ser figura... si él se lo propone. Alcanzar una buena posición en el escalafón es muy difícil; todavía entraña más dificultades el mantenerse en ella. Andrés tendrá que luchar mucho, entregarse cada tarde y pensar que siempre le queda aIgo por hacer y aprender. Posee cualidades para triunfar, y eso es ya muy importante. Lo demás tendrá que procurárselo él...»
—Y El Monaguillo, ¿qué dice?
—Trataré de cumplir siempre y no me creeré figura jamás..., aunque estoy dispuesto a serlo. Tengo fe e ilusión. No me permitiré la menor concesión y cada tarde, en cada toro, procuraré el éxito, sin regatear ni mi esfuerzo ni mi decisión.
¡A cumplir con todo eso, Andrés Torres! Es la única forma de «llegar» y mantenerse. 

Fuente: Semanario gráfico de los toros El Ruedo. Madrid, 29 de marzo de 1966. Año XXI, Nº1,136.

1 comentario:

  1. Toreros con verdad es lo que hace falta en la fiesta que se quema con tanto marrullero y pegapases que andan con sus toros bajo el brazo.
    M.D.S

    ResponderEliminar