EL EJE DE LA LIDIA

EL EJE DE LA LIDIA
"Normalmente, el primer puyazo lo toman bien los toros, y si ése fuera el único del tercio, todos parecerían bravos. En el segundo ya empiezan a dar síntomas de su categoría de bravura. Y es en el tercero donde se define de verdad si el toro es bravo o no. En el tercer puyazo casi todos los toros cantan la gallina, se suele decir". JOAQUÍN VIDAL : "El Toreo es Grandeza". Foto: "Jardinero" de la Ganadería los Maños, primera de cuatro entradas al caballo. VIC FEZENSAC 2017. Foto : Pocho Paccini Bustos.

miércoles, agosto 02, 2017

REFLEXIONES TAURINAS (I)

Evolución de la Tauromaquia Fundamental hasta convertirse en la Pantomima del Toreo Actual 
Sin entrar profundamente en lo que es la historia del toreo moderno, me gustaría decir, a mi modo de ver, que efectivamente, Joselito es quien, con su inteligencia, entrevé y lleva a cabo unos primeros conatos de lo que sería el toreo moderno, en "redondo" (entendiendo como "redondo" el circulo que describe en su trayectoria el toro en relación al torero cuando éste liga la tanda por el mismo pitón. Si la tanda se realiza alternativamente por cada pitón, el toro, en su recorrido, describe una trayectoria parecida a un "ocho"), que posteriormente hemos conocido. Pero basado en el de Juan Belmonte, que con su incapacidad física se lo muestra al gran José.

Dos concepciones y dos sentimientos del toreo, dignos y trascendentes por igual, contendían, no por el primer puesto en el escalafón, sino por conquistar la más alta cumbre del toreo. La rivalidad entre ambos no perseguía la eliminación del contrario, sino que, antes bien, Joselito "abelmontó" su extraordinario conocimiento y sus facultades, mientras Belmonte añadió, a su personalidad única, un mejor dominio de los secretos de la lidia, aprendidos a su vez de Joselito. De este modo, técnica y arte concurrían en el verdadero nacimiento del toreo moderno.

En palabras del crítico José Antonio del Moral: “Hasta advenir Belmonte, torear consistía en esquivar las acometidas del toro sobre las piernas, con más o menos valor, con mayor o menor habilidad y arte. Pero Juan Belmonte impuso la quietud de los pies y la templanza, la despaciosidad en la realización de las suertes, por lo que fue y será considerado como el fundador del toreo moderno”. La muerte de Joselito deja solo a Juan Belmonte, que ya nunca fue el mismo, aunque, después de una breve retirada, se afirma que en su regreso a los ruedos aún toreaba mejor. Se impuso la concepción belmontista y se inició la que ha sido llamada edad de plata, que cubre la década de 1920 a 1930, y que se podría extender hasta la conclusión de la siguiente, marcada por la Guerra Civil. Fue esta una época ensombrecida por el elevado número de toreros que perecieron en las astas de los toros, como Manuel Granero (1922) e Ignacio Sánchez Mejías (1934) entre los más destacados. Los más importantes, entre otros, de entonces fueron Chicuelo, Marcial Lalanda, Manolo Bienvenida, Pepín Martín Vázquez y Domingo Ortega.
Aunque, realmente se puede decir, que el que inició el toreo en "redondo", tal y como lo conocemos hoy en día, es Manuel Jiménez "Chicuelo" en la faena antológica al "graciliano" "Corchaito" en mayo de 1.928 en Madrid. Según Ignacio de Cossio, la faena fue "un toreo basado en la ligazón, en la vertebración entre un pase y otro para que la faena de muleta tomara cuerpo, de tal manera que ya no consistía en preparar el toro para la estocada, sino en crear arte, belleza, encadenando cada muletazo en una secuencia infinita y constante".
Hasta entonces, la faena de muleta era un trámite que consistía en la preparación del toro para su muerte. A partir de entonces, la faena con la muleta cobra especial importancia en la lidia del toro, siendo la columna vertebral que sustenta el toreo moderno de nuestros días.

Podemos hacer dos diferenciaciones en cuanto a criterios se refiere; por un lado están aquellas técnicas y conceptos anteriores al inicio del toreo moderno, es decir, la época en que se toreaba sobre los pies, y la posterior, el toreo en el que el diestro permanece quieto, jugando los brazos. Por centrar el tema, me permito hacer la diferenciación entre la época anterior a Domingo Ortega, Marcial Lalanda.... y, sobre todo, Manolete (que, realmente, sienta las bases del toreo moderno), y la posterior a estas figuras que podríamos tratar como el toreo que hoy conocemos.
En el descubrimiento de esta nueva forma de entender el toreo y en la importancia que adquiere la faena de muleta, es cuando comienzan a aparecer nuevas técnicas y conceptos que en su evolución conforman el toreo de hoy en día.

"Cargar la Suerte", "Cruzarse al Pitón Contrario", "Torear en Redondo", "Acompañar la Embestida", "Torear al Hilo del Pitón", "Torear de Frente","Torear a Pies Juntos", "El Compás Abierto", "Cargar el Peso en la Pierna Contraria", “Destorear”, “Ganar un Paso”, “Perderle Pasos o Darle Sitio”, “Darle el Medio Pecho”,…. etc., etc., son términos empleados habitualmente, algunos de ellos ya desde antiguo, que comportan formas de entender el toreo, por parte de los profesionales, que generan discusiones, entre los aficionados, en reuniones, debates, foros, etc.,....., pero sobre todo en la Plaza entre la afición. Creando partidarios de uno u otro torero en función del entendimiento y los conceptos que tenga el aficionado al toreo,.... y el diestro que lo lleve a cabo.

De siempre, estas facciones, han estado presentes en la historia de la tauromaquia. Máxime si competía una pareja de toreros por el cetro de la Tauromaquia: Pedro Romero y Pepe Hillo; El Chiclanero y Cuchares; El Tato y El Gordito; Lagartijo y Frascuelo (la primera competencia entre dos toreros excepcionales, capaces, cada uno por sí mismo, de señalar la Fiesta con su nombre y la primera edad de oro del toreo); Machaquito y Bombita; José y Juan (que marca la segunda edad de oro del toreo y que los podemos considerar padres visionarios del toreo moderno. Edad de oro del toreo moderno); Manolete y Arruza; Manolete y Luis Miguel; Aparicio y Litri; etc., etc..
Su manera de entender el toreo, su concepción, su personalidad, valor, técnica... hacían que se tomara partido por uno u otro espada y que las discusiones fueran vehementes entre sus partidarios.

Por otra parte, en todas las épocas de la Historia del Toreo han surgido numerosos toreros pretendidamente "revolucionarios", que modificaban, descomponían, o suprimían, las reglas de la Tauromaquia y ninguno de ellos produjo revolución alguna, precisamente porque el edificio de sus invenciones prescindía de ciertos Conceptos comprometidos, por ejemplo el "Cargar la Suerte", para no exponer en su ejecución. Es decir, que eliminaba su cimentación, y naturalmente, ese edificio se desmoronaba. Las innovaciones de toreros antiguos, pretendidamente revolucionarios, se quedaban en moda y por tanto fueron pasajeras.
Hoy en día sucede lo mismo. Nos pretenden embaucar, con algunos lo consiguen, "iluminados" que hacen interpretaciones torticeras de los Fundamentos modernos de la Verdad del Toreo Comprometido. Aficionados, críticos y profesionales que justifican la falta de aplicación de Fundamentos Esenciales con explicaciones ambiguas, de índole personal, que pretenden protagonismo y arrastrar a ciertos acólitos con el fin de crear corriente. Todo en aras de que el toreo tiene matices e interpretaciones más allá de los Cánones establecidos. Puedo estar de acuerdo,... ¡¡Siempre y cuando se apliquen esos Cánones!! Interpretar las carencias y falta de compromiso, la falta de Verdad, de ciertos Toreros con el fin de "descubrir" dando a conocer estilos y concepciones nuevas, como si fueran el caviar de la Tauromaquia, situándolos como paradigmas de las Esencias taurinas, solo pueden tener la explicación de ciertos intereses, ignorancia de la Verdad, o..... ¡¡Protagonismo y prurito personal!!
Que si este toro no sirve para mi forma de entender el toreo...., que si esta ganadería tiene un tranco más...., que hemos hecho un toro cuesta abajo que humilla más...., que hay muchas formas de cargar la suerte..., que qué "bonito" torea este Diestro..., que no le ha dejado colocase, que era áspero y codicioso..., que en los Fundamentos existen muchos tópicos..., que tiene una mirada incómoda..., que el encimismo plagado de enganches es valor y aquí nadie habla del valor que exige el Toreo de Verdad y de Ley...,etc., etc.. ¡¡Como sigamos así me veo que cambiamos al actor principal por el carretón!!
Los que defendemos esos Cánones y el Compromiso pasamos por ser unos fundamentalistas a ojos de estos "visionarios". ¡¡Y no es así!! Nos limitamos a denunciar la falta de Verdad. Nos emocionamos y sentimos cuando las cosas están bien hechas en base a la Verdad y el Compromiso.
Torear "bonito" encierra, habitualmente, todas las trampas del toreo. Y... ¿¿quién ha dicho que Torear de Verdad, con compromiso, con dominio, no se puede hacer con Arte y "bonito"??
La base del toreo es el dominio del animal por la inteligencia y valor del hombre. ¡¡Pues eso!!...., no empecemos a descafeinar esto con teorías y justificaciones. El arte, con verdad, es más arte. No empecemos a quitar la Verdad de a "poquitos".

Y la verdad es que estamos ante un panorama taurino lleno de "figuritas" y "toreros" cortados del mismo patrón que visto uno, vistos todos. Es un querer y no poder de los toreros fabricados en serie frente a las figuras que nos desbordan con su falta de compromiso. Es alarmante la cantidad de orejas concedidas a faenas insulsas sin sentido cortadas todas por el mismo guión y patrón establecido. Así mismo es reprochable la falta de profesionalidad y compromiso de los matadores en plazas de segunda y tercera categoría frente al "esfuerzo" que hacen en las plazas más comprometidas para ellos, sobre todo Madrid. Y la crítica cantando loas a faenas que no representan absolutamente nada, todo dentro del corporativismo mas absoluto y sin molestar a nadie
Las Grandes Figuras se han caracterizado siempre por su toreo rotundo. No por la ambigüedad en sus conceptos.
Esta forma de torear se consigue por el conocimiento del toro, la técnica, arte....... Y valor, claro!! Que su falta, en definitiva, es la que crea ambigüedad y nos hace perdernos en explicaciones y justificaciones conceptuales.

En esta serie de reflexiones pretendo darles a conocer mis Fundamentos de la Tauromaquia. Fundamentos y Concepciones que ha sido labrados por las enseñanzas de mi Padre y en sus silencios. En Amigos Aficionados que, en el cambio de impresiones, en Tertulias infinitas, conseguían ir fijándolos. . En la Lectura. En la asistencia a Conferencias. En escuchar a los Aficionados Mayores en largas conversaciones. En ciertos Críticos, por supuesto, no “tripas agradecidas”. En la “charla” con profesionales Ganaderos y Toreros. En ver el Toro en el Campo y en la experiencia, tantos años ya, de asistencia a las Plazas de nuestro País y Francia.
No se trata de de dogmatizar asegurando que estoy totalmente en posesión de la Verdad Absoluta. Dios me libre!!. Ni siquiera de la Verdad a secas. En esto del Mundo Taurino, las Verdades son relativas. Pretendo enriquecer, a través de Ustedes, con su experiencia, visión y Conceptos, mi “verdad”. Pero, sobre todo y entre todos, fijar los Fundamentos defendidos por los Aficionados Cabales ante el avance de lo que hoy nos desborda: “La Evolución del Toreo Moderno” y la pantomima del "Toreo Actual"
¿¿Qué les parece la idea?? ¿¿Colaborarán y participarán en este intercambio de impresiones?? Un afectuoso saludo y…. ¡¡Qué Dios reparta Suerte!!

2 comentarios:

  1. Excelente Artículo sobre la Evolución del Toreo. El Desjarrete de Acho cada día mejor.

    ResponderEliminar
  2. La esencia de la emoción en la fiesta es y será él toro.Ese al que los aficionados esperamos ver con ansias su lidia por toreros y toreo auténticos.Entre el toreo puro y el de ventaja,hay una diferencia abismal notoria.Lo superficial se olvida pronto.
    Hacen falta figuras diferentes entre sí,con el único denominador común de su concepción personal del arte de torear.Lo que abunda es hoy la uniformidad y monotonía contrarias a la verdad y variedad esenciales a todo arte.Porque el toreo,además de una técnica y un oficio,es un arte.Y no un arte mecánico,sino un arte cuyo principal objeto es expresar la belleza de un modo cabal y de acuerdo a principios estéticos con profesionalidad verdadera y buen gusto;todo ello en base a la bravura o mansedumbre del toro.Lo no aceptable es la monotonía y la vulgaridad.Lo de llegar a ser verdadera figura del toreo es siempre camino muy difícil,cuyo inicio no debe ser otro que el saber descubrir el genio de una personalidad diferente.
    A un maestro se le reconoce por la interpretación pura de las diversas suertes de la tauromaquia con una acendrada torería al ejecutarlas,con conocimientos de las características de los toros,resolviendo los problemas lidiando y mostrando su dominio lo que se constituye en la esencia del arte de torear.Lamentablemente lo que hoy vemos más es que,él toro ya no es bravo,fiero y poderoso es un objeto de burla con el que sus matadores tienen la pretensión de demostrar que crean belleza y una emoción;que no existe.
    Parece que la casta es molesta para las figuras de hoy,ellos exigen nobleza,y él toro que sólo es noble es tonto.
    Docurdó.

    ResponderEliminar