EL EJE DE LA LIDIA

EL EJE DE LA LIDIA
"Normalmente, el primer puyazo lo toman bien los toros, y si ése fuera el único del tercio, todos parecerían bravos. En el segundo ya empiezan a dar síntomas de su categoría de bravura. Y es en el tercero donde se define de verdad si el toro es bravo o no. En el tercer puyazo casi todos los toros cantan la gallina, se suele decir". JOAQUÍN VIDAL : "El Toreo es Grandeza". Foto: "Jardinero" de los Maños, primera de cuatro entradas al caballo. VIC FEZENSAC 2017

sábado, agosto 27, 2011

LECCIONES DE TOREO PURO

En la forma de citar está la verdad o la mentira

Escrito por Alfonso Navalón
12 de noviembre de 2007 

Varios lectores piden aclaraciones sobre la importancia que tiene y la diferencia que hay entre las distintas formas de iniciar el muletazo, porque con el tiempo se han convertido en tópicos lo de ‘ponerse en el sitio’, ‘citar al hilo del pitón” ‘fuera de cacho’.

En lo de empezar el pase con la muleta retrasada todos los buenos aficionados están de acuerdo que es la trampa de robarle al buen torero el primer tiempo y, a veces, casi todo el segundo, limitándose al muñecazo para vaciar la embestida. Y eso, por muchas vueltas que lden los partidarios del falso tremendismo, es una gran mentira. e Queda claro que con la muleta retrasada no se puede torear a un toro normal. Sólo los toros descastados y machacados en varas permiten el toreo encimista y el tercio de pase.

No se puede hablar seriamente de toreros sin dejar sentado que citar en corto y con la muleta retrasada es una trampa porque ldifícil es dejarse ver del toro, darle sitio en la arrancada y luego templarlo y someterlo hasta vaciar el pase. Eso es lo arriesgado y lo importante.

Cuando el toro viene arrancado desde lejos tiene mucho más peligro que citándolo dándole con los muslos en los pitones. Algo que sólo puede impresionar a los ignorantes. Pero volvamos al motivo de esta crónica. Estoy harto de escuchar a los viejos toreros que lo más importante es la colocación antes de empezar el muletazo. Con el capote pasa lo mismo, pero como ahora se centra todo en la muleta, vayamos al grano.

Antes de convencerme con la práctica hablamos largo y tendido con dos maestros tan distinto en su estilo como Domingo Ortega y con Pepe Luis Vázquez. Años después con Manolo Escudero en las muchas veces que vino a torear a ‘El Berrocal’ Todos decían lo mismo: «Si te colocas bien mandas en el toro y rematas bien el pase para quedarte otra vez colocado. Si te colocas mal, el que manda es el toro y al terminar el pase quedas descolocado». La forma correcta de citar es colocarte enfrente de la mitad del testuz y de la penca de rabo, de forma que haya una línea recta entre la cadera del torero (o el medio pecho) y el espinazo del toro. Una vez afirmado en ese terreno se adelanta la muleta y se espera que el toro llegue a la muleta. Sólo entonces, ni antes ni después, se adelanta la pierna para torear en curva.

Digo que ni antes ni después porque un torero tan inteligente como Paco Camino adelantaba la pierna en el momento mismo de citar, antes de arrancarse el toro. Así resulta que cuando el toro llegaba a la muleta, Camino no tenía que correr el riesgo de cambiarle la trayectoria del viaje y la foto salía impecablemente, la pierna contraria adelantada. Camino era tan listo que muy poca gente se dio cuenta de esta ventajilla. Por lo menos cumplía con el importante requisito de ver venir al toro y aguantarlo desde lejos. Al terminar el pase hay que ganar otro paso para quedar otra vez colocado enfrente del testuz. Así de sencillo y así de fácil.

Antes lo hacían todos los toreros porque no se conocía otra forma de hacer el toreo. Ahora no lo vemos casi nunca. Fijaos la importancia que tendrá y la diferencia que hay entre el truco de los ventajistas que dos toreros se consagraron haciendo esto mientras los demás citaban fuera de cacho y con la pierna retrasada. Los últimos que han hecho esto fueron Antoñete y César Rincón.  Antoñete, viejo y sin facultades, se ganó a los públicos con su sentido de la colocación y la inteligencia de aguantarlos desde lejos para darle el toque un metro antes de llegar a la muleta. Años después llegó desde Colombia un torero sin arte ni personalidad, César Rincón, que estaba ya un poco de vuelta de haber logrado ser figura en América.

Le bastó hacer lo mismo que Antoñete para batir todas las marcas al salir en hombros en Madrid. César no tiene arte, pero supo devolverle al público la emoción de ver a los toros arrancarse desde lejos y aguantarlos con mando al llegar a la muleta. Aquí se demuestra una vez el viejo dicho de mis maestros Domingo Ortega, Pepe Luis Vázquez y Manolo Escudero: «Para torear bien lo más importante es la colocación. Mientras Antoñete y Rincón hacían estas cosas tan sencillas y tan verdaderas, una falsa generación de figuras jóvenes inventaronal hilo del pitón o, para colmo de la mentira, con la muleta y la pierna retrasada.

Así Espartaco introdujo el mando a distancia enviando los toros hacia fuera. Así Manzanares engatusó a los falsos puristas con un tercio de pase componiendo la figura después de meter el toro la cabeza en la muleta. No hablemos ya de la bastedad del pobre Paquirri o del zapatillazo y la rapidez de Capea. Ninguno de estos trucos hubiera servido ante un toro con casta y poder, porque a la segunda vez que no le ganaran los pasos se habría hecho el amo del ruedo.

Como ya se había inventado el medio toro de la media casta y desfallecido en la muleta por los tremendos puyazos traseros o en el pico de la muleta, este toreo de truco valía para sostener al toro en pie y sacarle la media arrancada que le permitían su falta de fuerza y de casta. Después de toda esta farsa llegó el delirio.

                                                                                                                                                                       (Los subrayados son nuestros)


1 comentario:

  1. Muy bueno recordar la forma de orientar al aficionado que tenîa el gran Alfonso Navalôn.G.
    La prensa taurina lagotera,no sôlo no cuestiona y denuncia esto del pico y restantes alivios,sino que ademâs jalean a los que lo hacen.Tratan perifericamente la fiesta,y no van al grano.Ademâs,poco hablan de los toros,justamente lo que mâs falta hace en este momento.
    Alfonso Navalôn Grande,fue un buen ejemplo que muy pocos han sido capaces de seguir.

    E.D.S.

    ResponderEliminar