EL EJE DE LA LIDIA

EL EJE DE LA LIDIA
"Normalmente, el primer puyazo lo toman bien los toros, y si ése fuera el único del tercio, todos parecerían bravos. En el segundo ya empiezan a dar síntomas de su categoría de bravura. Y es en el tercero donde se define de verdad si el toro es bravo o no. En el tercer puyazo casi todos los toros cantan la gallina, se suele decir". JOAQUÍN VIDAL : "El Toreo es Grandeza". Foto: "Jardinero" de la Ganadería los Maños, primera de cuatro entradas al caballo. VIC FEZENSAC 2017. Foto : Pocho Paccini Bustos.

lunes, noviembre 04, 2013

¡¡¡¡VINO UN MUCHACHO A CARGAR LA SUERTE¡¡¡¡¡


Plaza de Acho. 03 de noviembre de 2013.
Juan Bernardo Caicedo / Javier Castaño, David Mora y Juan del Alamo.

Citando al maestro Joaquín Vidal :
"Tal como está la fiesta, son necesarias en las plazas de toros máquinas de cargar la suerte. Estas máquinas, naturalmente, resultan caras, pues han de ser ortopédicas, hechas de materiales nobles....

No es necesario que se saquen siempre; sólo cuando el torero, por incompetencia técnica no sepa, o por constitución física no pueda, o por fragilidad de ánimo no apetezca cargar la suerte." 

Pero esta clase de "toreo", con la pierna de salida retrasada, se ha institucionalizado en este yermo campizal de la moderna tauromaquia y por norma es practicada universalmente por los torerillos de hoy y, además cuentan con el apoyo de defensores que teorizan que para torear, no es necesario adelantar la pierna y por tanto cargar la suerte.

Pues bien, vamos con nuestra opinión de lo visto en corto y por derecho:

En cuanto a la presentación de los toros nos remitimos a la entrada en la que ya adelantábamos lo horrorosamente desiguales que eran y en cuanto a lo que llevaban dentro hoy se vio lo mansos que eran, solamente entraron al caballo una vez, con lo que el MONOPUYAZO, quedó evidenciado en Acho, salvo uno en el que por error entró hasta tres veces en los que el torete se topó con el montado.
En esta primera corrida de "toros" de la Plaza de Acho, la pierna que se debe adelantar, el eje fundamental de la suerte, brilló por su ausencia, es decir fue dejada atrás por Javier Castaño y David  Mora, y en contraria posición colocaban la otra pierna, por lo que lejos de cargar la suerte la descargaban; lo cual en buen cristiano equivale a decir que, en lugar de torear, destorearon. 

Javier Castaño: dio la impresión de ser un naufrago, y hoy en Acho confirmó mi sospecha de que Tito Sandoval, Marco Galán, David Adalid y Fernando Sanchez, hacen 3/4 de la faena en cualquier plaza del planeta. No se entendió el planteamiento de su faena al primer toro, con el cual sólo se le pudo ver un par de naturales y el resto fue un intercambio de manos para pegar pases tras pases con pasitos atrás redundantes y sin plan alguno. En su segundo, tampoco se le pudo ver nada de rescate salvo su voluntad de traérselo de lejos pero muy tarde porque el torete ya no tenia fuerzas  .

Reprochable la actuación de Marco Galán, exigiendo al juez de plaza el inmerecido apéndice para el primer toro de Castaño, que finalmente le fue otorgado sin petición mayoritaria, que luego obligó a Castaño a tirar el despojo. (Acho no es, aunque  lo parezca, plaza de pueblo así que Galán te equivocaste). Igual se equivocó en el segundo toro de Castaño en el que marró con las banderillas y tras recogerlas del suelo intentó volver a intentar rectificar su papelón. Este señor está equivocadísimo, lo cual deja mucho que decir de este torero de plata. 

David Mora: con un toreo perfilero, codillero y sin profundidad, pasó para éste servidor, sin pena ni gloria en sus dos toros. Mirar al tendido no es sinónimo de dominio alguno, antes bien, es toreo bufo o de llapicera.

Juan del Alamo: Torero debutante en Acho, llegó sin mucho aspaviento pero dejó claro lo que quiere ser. Torero que gusta de la distancia, carga la suerte, con muleta planchada y rematando detrás de la cadera, demostró que el toreo hondo no es una entelequia, y que es posible de ser practicado por cualquier mortal que se precie de ser torero. Ojalá, lo veamos pronto pidiendo pelea. 

Si bien es cierto, que su toreo gustó, no es de recibo que se concedan las orejas, si que doble el toro, y mucho menos sin que haya petición mayoritaria departe del respetable, lo cual nos hace pensar que las orejas ya están digitadas  desde el callejón, lo cual es un flaco favor para el matador.

La actuación de los subalternos, realmente deplorable, sin orden ni sentido de la lidia, incluido Marco Galán que vino a hacer las Américas, pero el respetable no se lo permitió. 

En el Desjarrete de Acho pensamos que lo sucedido en Acho con la actuación de Castaño y Mora, no es otra cosa que aliviarse en el toreo. Por contra el arte de torear, su riqueza y su quintaesencia cargando 
la suerte, NO es una entelequia y hoy lo demostró Juan del Alamo, con el toreo de siempre.

Parafraseando a nuestro amigo Toni, algunos arretratos:



Javier Castaño
¡¡¡Para afuera ¡¡¡
expulsando
¿¿¿Desplante???
Castaño, saliéndose de la suerte 
Este es el subalterno que pedia la oreja para su matador, ¡¡¡¡de pueblo, de plaza portátil¡¡¡¡¡

David Mora, trapeando.  
Mantazo, tras mantazo.

¡¡¡¡Más ceñido imposible¡¡¡¡

¿Ajustándose?
David Mora, toreo de expulsión.
Enganchones, nada de temple.
Pico, monumental.
  Juan del Álamo

 Lanzando los dardos

Para la colección

         Juan del Alamo, rematando tras de la cadera.

Lo mejor de Castaño


Descabellando, luego de marrar con el estoque




Pasitos hacia atrás
David  Mora codilleando

David Mora, más de lo mismo

1 comentario:

  1. En presentación se salva el primero los otros anovillados y sosos.El cuarto debió ser cambiado por su manifiesta cojera.Así es,se cortan orejas sin esperar la petición del público.La falta de celo de la autoridad le da un ambiente pueblerino a Acho.
    D.M.CH.

    ResponderEliminar