EL EJE DE LA LIDIA

EL EJE DE LA LIDIA
"Normalmente, el primer puyazo lo toman bien los toros, y si ése fuera el único del tercio, todos parecerían bravos. En el segundo ya empiezan a dar síntomas de su categoría de bravura. Y es en el tercero donde se define de verdad si el toro es bravo o no. En el tercer puyazo casi todos los toros cantan la gallina, se suele decir". JOAQUÍN VIDAL : "El Toreo es Grandeza". Foto: "Jardinero" de los Maños, primera de cuatro entradas al caballo. VIC FEZENSAC 2017

lunes, julio 25, 2011

La reaparición de José Tomás


Me permito reproducir algunas autorizadas opiniones encontradas en la red, antes y después de la reapación mesianica:
"Ya está el circo montado, todo el mundo a charlar del místico a costa, no de los éxitos en el ruedo porque siempre le moja la oreja alguien, monta el circo con unos argumentos peregrinos y apostando por no se que libertad, como aquello de la televisión ya no se puede seguir explotando porque se ha demostrado que lo que no quiere es que veamos su destoreo en la pequeña pantalla, ahora reaparece con estas dos martingalas.
Bueno lo de los toros lo ha hecho porque, después de que elevara a un ganaduros a la categoría de ganadero, nadie tragaba con ese cuento tampoco. Los perritoros domesticados del culillo estaban más que calados en todos los ambientes taurinos. Pero quiere marcar las diferencias también con los Choperas por aquello de los abonos"....... (Fuente: http://www.elchofre.com/ )

"Lo que pasó en la plaza fue normal, auténtico, aunque claro, ahora que lo pienso, en estos tiempos de corridas de bacalaos, lo auténtico no es lo normal. En fin, que José Tomás, se puso en el sitio y toreó con vocación de héore que no de artista, y ahí es dónde surgió el problema. Estoy hablando del primer toro, bueno, torito, quede claro, en el que no hubo pintamonas, ni toreo de cara a la galería ....
Compadre, que salí contento como unas castañuelas de la plaza, porque ví el toreo después de mucho tiempo, me he dado cuenta de que sigue existiendo, de que como en Sierra Morena, todavía queda un lince tirado al monte dispuesto a salvar la especie y que aún hay algo de esperanza. Lo negativo que me traigo de vuelta para Sevilla es lo que envuelve a la tauromaquia, una especie de verbena con criaturas emperifolladas que no saben a lo que van......." Fuente: (http://eltoroporloscuernos.blogspot.com/)

"Porque la Tauromaquia, como España, vive enfangada y engolfada en sus complejos.
José Tomás vuelve a poner de manifiesto que esta sociedad sólo hace equilibrio en los extremos. Y él, a pesar de toda la orla mediática que desde la penumbra de su silencio se lucra de especulaciones y rumores, no va a terminar sino siendo el triste chivo expiatorio en que su sacrificio terminará haciéndose soluble.
Son demasiados los paralelismos circunstanciales que guarda con el devenir del Monstruo. Hasta el punto que ya le asoma el mismo mechón blanco en que tomaron asiento las presiones y preocupaciones que llegaron a asolar al buen Manuel.
Manolete ni tuvo competencia, ni tiene parangón. En él sólo incidía el gélido aliento de la cumbre en que se espesaba la púrpura. Pero se batió con todos, todas las tardes y en todos los sitios. El final, ya lo conocemos. Una muerte que jamás purgará España.
Cabe desear a José Tomás que se vaya ahora que su mito refulge en las cortas entendedoras del común, o que busque el circuito en que la Tauromaquia prescinde de teloneros y acompañantes para dirimir su primacía en las ferias en que se sigue desarrollando el Arte del Toreo. Que se deje acompañar, o sea. Y que su grandeza pueda tasarse en la medida en que resulte equiparable a la del Juli, su reverso natural. Es la única manera que, fuera de su retirada definitiva, tiene para no terminar siendo la víctima de su propia leyenda. Quevedo y Góngora, Daoíz y Velarde, Cánovas y Sagasta, Lagartijo y Frascuelo. La España dupla.   Fuente: http://lacharpadelazabache.com/2011/07/25/la-espana-dupla/

"A dos asientos del mío tenía a Vicente Ruiz "El Soro", que de lesiones, rehabilitaciones y movilidad, a la fuerza, tiene que saber un rato: "Está mermado de facultades" .
Sí noté alguna diferencias: un quite por delantales que hasta ahora no formaba parte del repertorio habitual y, por encima de todo, un cite más puro y el compás más abierto. Hasta en la manoletina y la gaonera. El resultado me convence: más profundidad, más dominio, más embarcar al toro hasta el final de la embestida.
Antes de la corrida pasé por los corrales. Hubo seriedad en el sorteo, silencio, respeto, y algunas directrices de Joaquín Ramos para enchiquerar la corrida. Quizá bajaba un poco el segundo. De acuerdo, pero menos que el sexto. Para ser Valencia, quizá la más relajada de las plazas de primera categoría el encierro fue más que correcto.
En realidad, esto no es grave. Lo grave sucedió el dia anterior y tiene que ver también con el debate de las orejas y con el reproche anterior de los desarmes. A José Tomás se le exige más porque es diferente y porque juega en otra liga. ¿Qué elige compañeros? Sí, como los demás que quieren mandar en el escalafón.
El viernes, antes de la reaparición del torero de Galapagar se unieron en el mismo cartel, pasado, presente y futuro al mando de la Fiesta. Al menos de la Fiesta que marca el taurinismo oficial: Enrique Ponce, El Juli y Manzanares. Era el momento de dar un golpe de mano, de efecto, de dar la vuelta a la situación, de enseñar que además de José Tomás están ellos. No hubo apuesta, ni gesto, ni gesta, ni intención. Solo una vergonzosa corrida de Garcigrande, bochorno absoluto y esfuerzo de Manzanares. Nueve tardes de José Tomás de aquí a final de temporada que se convierten en nueve citas imperdibles. Igualito que un cartel de tres mandones sin enemigo enfrente, sin un discuros hilvanado, sin un argumento para hacernos creer que los toros tienen un futuro.
¿Que no va a Pamplona (por decir un sitio donde sale el toro? Tampoco han ido Talavante o Manzanares este año. Sin embargo, tienen menos excusas.
El gran enigma es por qué ha vuelto. Al margen de su "vivir sin torear no es vivir" , está el amor propio, la expresión artística, la emoción de mandar en el toro, pero también, en el mismo lote va la superación. En ese aspecto es difícil de medir qué le motiva. En Las Ventas, por ejemplo, no puede volver por volver. No es torero de echar las tres cartas, como si nada " Fuente : http://lacomunidad.elpais.com/toros/posts.


Pues bien el debate está servido. Se puede y debe aceptar que JT retorne en estas circunstancias, en una plaza no tan rigurosa, frente a "toros" como los "toreados" y con sendos alternantes????

3 comentarios:

  1. La grandeza de la fiesta actual,en cambio,no pasa de ser pura entelequia.La fiesta actual es una grosera caricatura,una versión degenerada de aquella,empobrecida hasta perder el repertorio de suertes que concibieron para cualquier tipo de toros y situaciones los maestros de la tauromaquia.
    De aquel rico catálogo del arte de torear apenas quedan el derechazo y el natural,y con tan exiguo bagaje pretenden los toreros modernos sacar faena a todos los toros.
    Si salen con dificultades y desarrollando el sentido que les dicta la mansedumbre sólo saben aplicar los dos consabidos pases.

    M.D.S.

    ResponderEliminar
  2. Efectívamente, estas llamadas figuras (salvo honrosas y contadas excepciones)no pasan de ser unos vulgares pegapases de monótonas,aburridas y predecibles "faenas", y lo peor de todo es que lo hacen con inofensivos gatitos, a los que denominan acompañantes.

    POCHO PACCINI BUSTOS

    ResponderEliminar
  3. J.T.,liga pero sin llegar a templar y donde abundaron los enganchones.
    Toreando al natural y arrimándose lo hace diferente a los demás.Por lo menos emociona.Y nada más.Pero así no es el toreo bueno.

    L.R.

    ResponderEliminar